Después de ver fotografías de cómo quedó el coche de Fernando Alonso tras el golpe sufrido ayer en la carrera de Australia es difícil imaginar que saliera caminando y sin daños aparentes. El responsable de este "milagro" es el Zylon, un material diez veces más resistente que el acero.
Se trata de una fibra sintética fabricada por la empresa japonesa Toyobo y que lleva en la Fórmula 1 desde 2007. Los recubrimientos del habitáculo que protegió a Alonso en su accidente están hechos de este material considerado como la fibra más fuerte hecha por el hombre. Un hilo de 1 milímetro de Zylon es capaz de sostener un peso de 450 kg, lo que evita que objetos como piezas de otros coches o astillas de fibra de carbono penetren en la cabina y dañen al piloto.
Embed
Se considera la fibra más fuerte hecha por el hombre dada su extraordinaria resistencia a la tracción, su elevada elasticidad, su alta resistencia al fuego (solo se quema en condiciones atmosféricas del 68% de oxígeno, lo que no se puede encontrar de forma natural en la atmósfera terrestre) y por su increíble estabilidad térmica (únicamente se descompone a temperaturas superiores a 1.470 Cº).
De este material también están hechos (en parte) las viseras de los pilotos de F1 -desde que en 2009 un muelle del Brawn de Barrichello impactara en el casco de Massa en el GP de Hungría-, y los cables que hacen que las ruedas no salgan despedidas en una colisión, algo fundamental para la seguridad de los que acuden al circuito.
Asimismo, fuera de la F1 su aplicación es infinita. Por ejemplo en chalecos antibalas, armaduras, globos espaciales, vehículos de exploración de la NASA, fibra óptica, etc.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia