El legendario jugador de rugby neocelandés Jonah Lomu, primera leyenda mundial de ese deporte, fue enterrado en una ceremonia privada celebrada el martes en un suburbio de Auckland. La ceremonia de rito mormón se celebró en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en Mangere, suburbio al sur de Auckland donde Lomu pasó su infancia.
La viuda del jugador, Nadene, estaba acompañada por sus hijos Brayley, 6 años, y Dhyreille, 5 años, ambos vestidos con blusas
negras ornadas con el número 11 de su padre. El funeral se llevó a cabo al día siguiente del emotivo homenaje rendido el lunes en la ciudadela de los All Blacks, el Eden Park de Auckland, donde miles de aficionados saludaron su memoria.
El mítico wing de los All Blacks sufría desde hace mucho unos problemas renales que lo obligaron a acabar antes de tiempo una brillante carrera. Lomu falleció súbitamente el 18 de noviembre en su domicilio de Auckland a la edad de 40 años. Considerado la primera estrella mundial del rugby, Jonah Lomu marcó 37 tries en 63 selecciones entre 1994 y 2002 con la camiseta neozelandesa y fue finalista del Mundial 1995.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia