El arrollador andar del temible "nuevo Boca" parece comenzar a ser amenazado puertas adentro. Es que la exigencia física comienza a pasarles facturas a algunos hombres y esto se da justo en la previa de la tan ansiada seguidilla de tres Superclásicos ante River. Y el mediocampo está resultando el sector más sufrido.

Uno de los primeros soldados en caerse fue Fernando Gago, quien había sufrido un desgarro y recién el jueves pasado había hecho su reaparición en la Copa Libertadores. A él se le sumó Cristian Erbes, quien padeció una distensión en su rodilla izquierda hace diez días y quedaba al margen de las canchas alrededor de dos meses.

Pero cuando la enfermería comenzaba a despoblarse y Rodolfo Arruabarrena empezaba a respirar, nuevos traspiés se hicieron presentes. Pintita, que iba a volver a ser titular, se bajó horas antes del partido ante Lanús por un estado gripal y el 'Vasco' había decidido que lo reemplazara Andrés Cubas, quien volvía también de un desgarro.

Sin embargo, el juvenil no retornó a disputar el complemento y las alarmas se encendieron. Aunque el DT en conferencia intentó calmar los ánimos y expresó que estaba pautado que sólo jugara un tiempo por su inactividad, lo cierto es que se le terminaron haciendo estudios que no fueron nada positivos. Cubas sufrió un desgarro en el aductor derecho y estará alrededor de 21 días afuera.

De esta manera, el joven mediocampista se perderá de mínima los primeros dos clásicos ante el millonario (el del 3 de mayo por el torneo local y la ida de los Octavos), mientras que es muy probable que tampoco llegue al último. Sin Erbes ni Cubas, ¿será Gonzalo Castellani quien vuelva a innovar en el mediocampo o bastará con el regreso de Gago?

Por lo pronto, parece que el Vasco tendrá que recoger el guante y hacerle caso a un Angelici que lo mandó a preocuparse por el equipo, antes de las discutidas fechas para los clásicos coperos.


Fuente: Play Fútbol

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia