El fútbol es una isla aparte dentro del gran mundo de los deportes. Es el más practicado, el más visto y el que aún se aleja de la utilización de la tecnología para resolver situaciones polémicas como el penal que cobró y "descobró" Delfino entre Vélez y Arsenal. La mayoría de los deportes ya lo han implementado siguiendo el ideal que buscan muchas asociaciones: que se haga justicia y evitar las polémicas.
Los casos más conocidos son los que se ofrecen en el rugby y el tenis. En 1999 se implementó el video ref en los grandes partidos de rugby. Solo se utiliza para convalidar un try. El árbitro principal del juego se comunica con el oficial de televisión y este evalúa la jugada. Tomada la decisión, la comunica al árbitro que sanciona try o no.
En el tenis, el famoso ojo de halcón sirve para determinar si una pelota fue buena o mala. Los jugadores pueden solicitarlo ante un fallo adverso del juez del partido, pero no las veces que quieran. Tienen dos disponibles por set y se agrega una en el tie break.
El caso de Michael Phelps en los Juegos Olímpicos de Pekín es una clara muestra. En la competencia final de los 100 metros mariposa, el nadador llegó casi a la vez con el serbio Milorad Cavic. La diferencia de ambos fue de apenas 10 milésimas de segundo y solo una secuencia de fotos digitales y la ayuda de un sensor pudieron determinar a un ganador. De no haber estado la tecnología presente, el estadounidense quizás no habría conseguido las ocho medallas de oro que se convirtieron en récord.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia