Está claro que la continuidad de Christian Lovrincevich no está garantizada. El empate contra Mitre lo volvió a poner en el banquillo y ahora el técnico sigue dependiendo de los resultados; los próximos tres partidos serán fundamentales para definir su futuro. Esto es lo que piensa la dirigencia, al tiempo que parece estar todo arreglado con Víctor Riggio, incluso lo habría estado antes del partido con Herminio Arrieta. Pero entonces, no se entiende ¿Esperar que le vaya mal de nuevo para llamar al Tano? ¿Quieren cambiarlo pero todavía no se deciden? O ¿qué es lo que se lo impide?
Tal como habíamos asegurado hace algunas semanas, la diferencia entre Piozzi y Lovrincevich es que el actual entrenador tiene la banca de todo el vestuario y mantiene un buen clima en él. Quizás es este el factor principal por el que la dirigencia no se decide a contratar a Víctor Riggio a pesar de que semana a semana mantienen un fluido contacto con este entrenador y parece estar todo arreglado para tomar el mando apenas se lo pidan.
El 61,4% de efectividad logró Lovrincevich desde que llegó a Central: en sus diecinueve partidos dirigidos desde la temporada pasada; ganó 9, empató 8 y perdió 2.
Otro punto que respalda a Christian Lovrincevich es que Central Norte se ubicó mejor en la tabla y quedó segundo; aunque un poco alejado del líder Tabacal (a nueve puntos). Pero si la dirigencia está convencida con el Ruso ¿por qué seguir insistiendo con poner plazos y especular? Además, la llegada del Tano no garantiza que este Central Norte brille y consiga el ascenso; lo que es seguro es que significaría un cambio de aire y le imprimiría otro ritmo. Pero en el fútbol no hay lógicas y no se puede asegurar nada más.
Lo bueno sería que las cosas sean un poco más claras y que los dirigentes tomen el toro por las astas y plasmen sus decisiones; para eso lo eligieron, para dirigir los destinos de Central Norte. Si quieren seguir apostando por Lovrincevich que lo hagan y punto. Y si están convencidos de traer al Tano, que lo hagan también ¿para qué seguir dilatando algo que si ya lo tienen decidido? A dejar de lado las medias tintas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia