En Europa hoy se cerró el libro de pases y los poderosos de la Premier League fueron los protagonistas, dejando atrás a Liga española, en la que solo se hicieron retoques.
Esta tendencia se explica por el nuevo contrato televisivo firmado por el campeonato inglés, que garantiza 2.300 millones de euros por temporada. Los clubes ingleses nunca gastaron tanto, sobrepasando por primera vez la barrera del millar de libras (1.200 millones de euros), y once de ellos batieron sus propios récords de dinero invertido en un jugador.
Este miércoles, último día del mercado europeo, no fue una excepción y fue un club inglés el que protagonizó las principales operaciones. Pese a su buen inicio de temporada, tres victorias en los primeros tres partidos de campeonato, el Chelsea buscaba satisfacer los deseos de refuerzos defensivos de su entrenador Antonio Conte y apuró hasta las últimas horas para contratar a David Luiz, que tuvo un exitoso paso por el club londinense, por 40 millones de euros, unos 10 menos que lo que pagó PSG hace dos años.
Chelsea unas horas antes contrató por cinco años al lateral izquierdo español Marcos Alonso, por el que pagó 30 millones de dólares a la Fiorentina italiana. Además de David Luiz y Alonso, el Chelsea había contratado para esta temporada al francés NGolo Kante, al arquero portugués Eduardo y al belga Michy Batshuayi. Se fueron Juan Cuadrado, que se marchará cedido por tres años a la Juventus, donde ya jugó el año pasado.
Manchester United y City fueron los principales dinamizadores del mercado. El City, tras desembolsar cerca de 170 millones de euros para contentar a su flamante nuevo entrenador Pep Guardiola (Claudio Bravo, John Stones, Leroy Sané, Gabriel Jesus e Ilkay Gundogan, entre otros), aprovechó las últimas horas para desprenderse del arquero Joe Hart (Torino), Wilfried Bony (Stoke City), Samir Nasri (Sevilla) y Eliaquim Mangala (Valencia).
Por su parte, el United de José Mourinho no se quedó atrás y además de Pogba, fichó al sueco Zlatan Ibrahimovic, al armenio Henrikh Mkhitaryan y al defensa marfileño Eric Bailly.
El cuarto grande de la Premier, el Arsenal realizo ayer sus últimos movimientos (el defensa alemán Mustafi y el delantero español Lucas Pérez) y añadirse a una lista de incorporaciones que encabezaba el suizo Granit Xhaka.
Leicester City, Tottenham y Liverpool priorizaron conservar sus figuras a realizar grandes contrataciones.
En España, los grandes no realizaron grandes gastos a la hora de reforzarse.
Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid se han conformado con retoques para ampliar sus ya potentes planteles.
Barcelona ha sido el más activo, con las contrataciones de André Gomes (35 millones), Denis Suárez (3,5), Samuel Umtiti (25), Lucas Digne (16,5), Paco Alcácer (30) o el último de ellos, el arquero holandés Jasper Cillesen (13), aunque ninguno de ellos está llamado a formar parte del once inicial. Real Madrid, vigente campeón de Europa, se ha conformado con recuperar a Álvaro Morata de la Juventus y al joven cedido al Espanyol Marco Asensio y después de muchos rumores en las últimas semanas, ni el colombiano James Rodríguez ni el español Isco Alarcón han abandonado el club blanco.
Atlético Madrid tampoco se movió excesivamente en el mercado y entre sus operaciones destacan los fichajes de Kevin Gameiro y del argentino Nicolás Gaitán para ayudar a su estrella Antoine Griezmann.
En Alemania, Bayern Múnich y Borussia Dortmund animaron el mercado, pero la mayor operación correspondió a una salida, la del delantero del Schalke 04 Leroy Sané al Manchester City por 50 millones de euros.
El campeón Bayern solo hizo dos fichajes, pero de mucho peso: el central Mats Hummels (ex Dortmund) y el joven portugués Renato Sanches (ex Benfica), una de las grandes promesas del fútbol europeo.
Borussia Dortmund ha apostado por la juventud para intentar acabar con el dominio del Bayern: el "Messi turco" Emre Mor (procedente del Nordsjaelland) o el francés Ousmane Dembélé, ambos de 19 años, el español Mikel Merino (ex Osasuna) de 20, y el portugués Raphaël Guerreiro (ex Lorient), campeón de la Eurocopa con 22 años. A su lado, el español Marc Bartra (25) o los alemanes Mario Götze (24) y André Schürrle (25) parecen ya veteranos, pero los germanos son campeones del mundo.
En Italia, la Juventus trabajó para reforzarse y al mismo tiempo debilitar a sus principales rivales por el título, fichando al jugador de la Roma Miralem Pjanic (por 35 millones) y al argentino del Napoli Gonzalo Higuaín por la suma récord de 90 millones de euros.
Juventus, para olvidar a Pogba, se reforzó con el brasileño Dani Alves (Barcelona), el marroquí Mehdi Benatia (Bayern Múnich) y la gran promesa croata Marko Pjaca (Dínamo Zagreb).
Inter se ha aprovechado del apoyo financiero de sus nuevos propietarios chinos para comprar a Banega (Sevilla), Candreva (Lazio), Joao Mario (Sporting de Lisboa) y al delantero Gabriel Gabigol Barbosa, campeón olímpico con Brasil.
Roma se reforzó con Vermaelen (Barcelona), Juan Jesús (Inter) o Bruno Peres (Torino), mientras que Napoli firmó al polaco Milik (Ajax) para hacer olvidar Higuaín.
En Francia, el éxodo de estrellas ha continuado este verano con la marcha de Ibrahimovic (PSG), Batshuayi (Marsella), Umtiti (Lyon), Mandanda (Marsella).
El todopoderoso París SG se reforzó con Ben Arfa, Krychowiak, Jesé y Meunier, aunque el golpe final se lo reservó el modesto Niza, con el fichaje a última hora del italiano Mario Balotelli, que tendrá en el campeonato francés la última oportunidad de relanzar su caótica carrera.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia