En Gimnasia y Tiro muchas veces se pagó el precio de los desaciertos con malas campañas y desequilibrios financieros. Por esa misma razón, para esta temporada la dirigencia del albo piensa implementar idéntica política a la de la temporada pasada. “Que no salga un solo peso más del que entra” es la consigna que enarbola la gestión Marcelo Mentesana, por lo que se ratifica a viva voz que no se harán “locuras” en materia de incorporaciones, lo que no quita, según el titular de la subcomisión de fútbol, Juan Carlos Ibire, que se procure contratar, al menos, un refuerzo de jerarquía por línea. Al menos cuatro futbolistas con “camiseta puesta” pretenden conseguir por estas horas el club de la Vicente López en la maraña de un duro mercado de pases. Dos delanteros, un volante y un zaguero son las prioridades luego de la partida de seis prescindibles. A esto hay que añadirle la posibilidad de que algún tercero en cuestión (club) penetre el “blindaje” impuesto para la mayoría de los futbolistas que son tenidos en cuenta para la próxima temporada, la mayoría con contrato vigente hasta 2017. En el caso particular del arquero Darío Sand, las pretensiones de adquirirlo de Gimnasia y Esgrima de Mendoza no prosperaron por esa misma razón, tratándose de un “competidor” de la misma categoría, aunque no se descarta que el “uno” emigre en caso de recibir una oferta superadora de otra divisional.
A contrapartida con su “vecino”, en Gimnasia no quieren fallar y se toman su tiempo antes de incorporar. Sin embargo, el ruido es inevitable y la danza de nombres baila al compás de la incertidumbre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia