El mediocampista Marcelo Vidal, uno de los seis jugadores marginados del plantel de Independiente, denunció hoy "falta de respeto, comunicación y códigos" en el trato recibido por parte del entrenador Jorge Almirón y la dirigencia encabezada por el presidente Hugo Moyano.
El futbolista, surgido de las divisiones inferiores y con 15 años de permanencia en el club de Avellaneda, se extrañó por la situación vivida anoche en Pilar, al regreso de las vacaciones, cuando se enteró de boca de un colaborador que no sería tenido en cuenta para la nueva temporada al igual que Daniel "Rolfi" Montenegro, Rodrigo "Droopie" Gómez, Juan Manuel Trejo, Sergio Ojeda y Fabián Monserrat.
"Ningún dirigente me vino a hablar, ni el técnico estaba. Me dijeron quiénes iban a concentrar y me mandaron a casa de vuelta. Había compañeros que ya estaban cambiados. Fue una situación muy incómoda la que nos tocó vivir", lamentó el jugador.
Vidal consideró que ese manejo se trató de "una falta de respeto" como trabajador y se sorprendió por el hecho que se haya producido en un club liderado por un líder sindical como Moyano. "Quizás en algún momento, aprendan a manejarse mejor", especuló.
El volante practicó esta mañana en el predio de Villa Domínico junto al resto de los marginados (Montenegro lo hizo en Pilar) "sin preparador físico, ni médico ni agua", lo que aumentó su desagrado. "Fue una desorganización, una falta de respeto. Pero es lo que está ocurriendo en Independiente ahora. Si el técnico tomó esa decisión, la respeto, pero hubiera sido mejor que lo digan al final del torneo pasado cuando que uno tuviera tiempo de buscarse club", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia