¿Desmotivación? ¿Falta de confianza? ¿Necesidad de clarificar las ideas? Pueden hacerse muchas conjeturas. Lo cierto es que en Gimnasia y Tiro, como una manera de realizar un trabajo más integral para mejorar el rendimiento de los jugadores, no solo físico y futbolístico, sino también anímico y mental, sumó al equipo a un psicólogo, el doctor Joaquín Pintado, quien trabajará con el plantel profesional, pero también con las divisiones inferiores.
El psicólogo del plantel tuvo su primera sesión grupal con los conducidos por el DT José María Bianco tras la práctica matutina que se desarrolló el martes en el Gigante del Norte. Una ayuda extra que seguramente no le vendrá mal a un equipo que debe fortalecer su confianza para así poder rendir mejor, acercarse más al paladar del hincha con su juego y traducir todo eso en resultados, más allá que este Gimnasia mantiene un invicto de cinco partidos y se mantiene como único escolta del líder Altos Hornos Zapla, un dato no menor.
Además del nuevo refuerzo, la actividad matutina contó con tres regresos: Fabio Giménez, luego del traumatismo de cráneo sufrido en el clásico con Juventud Antoniana tras el golpe de Juan Pablo Cárdenas, fue dado de alta por el médico y volvió a las prácticas, aunque trabajó en forma liviana y habrá que ver cómo llega para el encuentro del sábado con San Jorge, a las 20, en la localidad tucumana de Ranchillos. También volvieron a moverse con normalidad los desgarrados Federico Rodríguez y Luis Silba. El Bocha está un paso adelante en su rehabilitación y tiene chances de volver más rápido que el delantero, aunque ambos serán evaluados en los días sucesivos.
También se seguirá el estado de Osvaldo Young, que finalizó el partido del domingo con Zapla con una sobrecarga en uno de sus gemelos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia