River Plate volvió a sufrir el 'karma' Patronato, que jugando como local lo derrotó esta noche por tercera vez consecutiva dándole vuelta un partido que perdía 1 a 0 para sellar un 2 a 1 que le significó la primera derrota a los de Núñez en el campeonato y la primera victoria a los entrerrianos al cabo de seis jornadas de competencia.
Claro que River se presentó como claro dominador desde el arranque del partido con una buena vertiente ofensiva por derecha que se daba a partir de la buena sincronización entre el manejo de Andrés D'alessandro y las proyecciones de Jorge Moreira.
Patronato, por contrapartida, se paró en su terreno e intentó salir de contra, pero a los seis minutos ya estaba abajo en el marcador cuando Tomás Andrade activó a Sebastián Driussi, quien definió ante un Sebastián Bértoli impotente y favorecido por un resbalón del Andrade local, Walter.

Embed
Pero en la segunda parte River dejó su presión y su juego en los vestuarios y Patronato, impelido por la necesidad de sumar de a tres para tomar un poco de aire en la zona del descenso, se le fue a las barbas a Augusto Batalla y rápidamente, a los 9 minutos, llegó a la igualdad por vía aérea a través del chileno Gabriel Vargas.
Pero no se conformó el rojinegro con la paridad y ese fue el secreto de la posterior victoria, porque con mucho fervor y las limitaciones incomparables con la riqueza técnica individual de los riverplatenses ya reconocidas, se decidió a apretar a su rival aprovechando la falta de espacios.

Embed
Con el tiempo cumplido, otra vez como en el primer gol llegó un centro desde el costado, en este caso el izquierdo (en el anterior fue desde la derecha), lanzado por el recién ingresado volante Matías Garrido, y el lateral izquierdo Lucas Márquez desvió la trayectoria del balón para consumar la victoria local.
Pero la bronca por perder el invicto en el torneo y que le dieran vuelta el partido les hizo perder los estribos a algunos jugadores de River como el joven Denis Rodríguez, primo de Maximiliano, el volante de Newell's Old Boys, que 'se fue de boca' y recibió la tarjeta roja del árbitro Mauro Vigliano.
Con uno menos River se vio impotente y resignó tres puntos muy valiosos en su pelea por la punta, mientras que Patronato se aferró a su primera victoria en el certamen (venía de dos empates y tres derrotas).

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia