Eso le pasó a Robinson Aponzá y Juan Guillermo Vélez, del Alianza Atlético de Perú. Quisieron emular el penal indirecto que ejecutaron hace unos meses Lionel Messi y Luis Suárez en el Barcelona. La jugada no les salió mal pero la pelota pegó en el palo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia