Osvaldo Romano, presidente de la Federación Salteña de Fútbol, y Daniel Cáseres, titular de la Liga, dieron la visión salteña de este controvertido proyecto que se cocina en Buenos Aires y del que se habla en el país: la creación de una superliga impulsada por cuatro de los cinco clubes grandes de la Argentina.
Para Romano, la concreción de esta liga paralela será perjudicial para el fútbol del interior. “Desconozco los alcances directos de esta superliga, pero la sensación es que en el centro del país quieren jugar solo ellos. Las posibilidades deportivas para los clubes del interior de por sí están muy alejadas, y con esto se alejarían más. Tenemos que estar atentos y esperar a ver qué alternativas se manejan para el interior en caso de concretarse esto. Yo propuse en la última cumbre de las federaciones en Curuzú Cuatiá, Corrientes, que haya un asesoramiento legal y técnico que nos permita saber todos los pros y los contras de la superliga. Con esto entendemos que estará mucho más abierta la brecha, nos alejaría del fútbol profesionalizado que pretenden concentrar. Hoy se juega un torneo de Primera con 30 equipos, pero quieren reducirlo a 20. Para ello habrá diez descensos a la B Nacional y diez descensos más de la B para abajo. Para nosotros acceder sería mucho más difícil, desde lo deportivo y lo económico”, consideró Romano, para luego explayarse: “Si los grandes manejan los derechos televisivos y son los encargados de manejar y distribuir los recursos, todo se concentraría en un fútbol espectáculo y superprofesional de 20 equipos en los que se centrarán las marcas que sponsorean y la TV, sería mucho más difícil conseguir auspiciantes y pagar sueldos en el interior. Todo formaría parte de una cadena perjudicial. Ellos dicen que esta superliga tendrá que avanzar como sea y eso preocupa”, se despachó el titular de la Federación.
En tanto, Cáseres, presidente de la Liga, aportó su visión también en diálogo con Alentandooo: “Si bien creo que los campeonatos vigentes deben sufrir modificaciones y restructuraciones y que esta superliga implicaría la multiplicación de ingresos para el fútbol argentino, esperamos que esto no decante en una mayor concentración de mayores posibilidades para dos o tres clubes por sobre el resto, como ocurre en España, donde la brecha entre el Real Madrid, el Barcelona y el Atlético con el resto es abismal. Debería apuntarse esta superliga a una mejor distribución de recursos, debería tener cláusulas que se adapten al fútbol local. De lo contrario, los más chicos seríamos otra vez perjudicados”, consideró.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia