Con gol de Matías Sarulyte, a los 29' del primer tiempo, Juventud Antoniana cayó por 1 a 0 en manos del Arsenal de Sarandí de Martín Palermo en el Martearena, en el arranque de su pretemporada.
Más allá del resultado y de la sustancial diferencia entre ambos equipos, la gran excusa del encuentro para los santos, que aún no realizaron la base física de su preparación, era mostrar en sociedad y ante sus hinchas a sus nuevos refuerzos, aunque la falta de resto físico y rodaje relativizan cualquier evaluación individual hacia jugadores como Gastón Stang, el Arenero López, Andrés Quinteros o Julio Marchant.
El antoniano pereció ante el oficio de un equipo de una categoría superior y que ya se encuentra en el último tramo de su preparación de cara al torneo de Primera División, como hándicap a remarcar a favor de los del Loco Palermo.
Si bien el santo hizo el gasto en el primer tiempo, pero fue el Arse el que no perdonó cuando tuvo la chance concreta de romper la paridad, mientras que en el complemento los del sur bonaerense se ocuparon de hacer circular el balón y enfriar el partido. Así, con medio equipo "freso" del banco de suplentes, Arsenal aceleró y dilapidó varias ocasiones para aumentar el marcador, aunque esto no fue posible gracias al gran encuentro de Mariano Maino, la figura del partido, que se atajó todo y comienza a hacer méritos para ratificar su permanencia en el arco titular para el torneo Federal A que se viene.

El santo mostró en sociedad su modelo 2015 y exhibió dos caras anoche en el Martearena, en la derrota 1 a 0 frente a Arsenal de Sarandí.
Pascutti puso lo mejor en cancha y por momentos se vio un Juventud agresivo e incisivo, pero luego, con las modificaciones, el equipo se desdibujó.
En el primer tiempo mostró su mejor repertorio con un Julio Marchant bien parado en el sector derecho y un movedizo Andrés Quinteros, que puso en aprietos a la defensa de Arsenal. En el mejor momento del santo llegó el gol de Arsenal, a través de un centro de Brian Aleman, para que Matías Sarulyte, de cabeza, establezca el 1 a 0 para la visita.
El golpe acusado por el santo hizo que el elenco dirigido por Martín Palermo se anime un poco más, pero la defensa antoniana respondió con solvencia con la presencia de la otra incorporación que tenía su bautismo en Salta: Gastón Stang. En el complemento los del viaducto cambiaron medio equipo, pero la intensidad de los bonaerenses no mermó. Maino tuvo una buena noche tapando varios remates con destino de gol. Juventud intentó llegar al empate con las tibias llegadas del Ratón Ibáñez y Gustavo Balvorín, pero nada se asemejó al trabajo que realizó Juventud en la primera etapa. El segundo tiempo le sirvió a Pascutti para seguir viendo a los demás jugadores, con los ingresos de Girón, Keber y Sparza, de la cantera. El encuentro se tornó aburrido hasta su epílogo. Y solo Maino evitó que la diferencia fuera más holgada.
De todas maneras, es casi nulo el análisis individual que puede hacerse de los refuerzos para un equipo que no hizo pretemporada.

.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia