Enviado especial, desde San Juan

El imponente autódromo sanjuanino El Zonda, cuyo nombre se debe a la quebrada que lo rodea, fue el encargado de recibir al penúltimo campamento Dakar, donde se comienza a definir la 39 edición de la carrera más exigente del mundo y que este año tuvo dos etapas canceladas (de Oruro a La Paz y de Salta a Chilecito).


dakar san juan


Situado en las afueras de la ciudad, sobre la zona oeste a un costado avenida José Ignacio de la Roza, el vivac ya tuvo una temperatura de 35 grados a las 10 y subió paulativamente a medida que avanzaron las horas, mientras los pilotos comenzaban a llegar procedentes de Chilecito, para cumplir con una etapa clave.

Es que después de la jornada de este jueves, solamente quedan dos tramos cortos de 352 para las motos, cuatriciclos y camiones, mientras que serán cuatro kilómetros más para los autos y UTV, con un total de 356. Este viernes será la última posibilidad para que vienen peleando los puestos de atrás porque se correrán un promedio de 290 entre todas las categorías, mientras que el sábado la definición contará con solo 64 kilómetros en el rulo que se hará en Río Cuarto, para después si trasladarse por enlace hacia Capital Federal, donde la rampa de llegada será la sede del Automóvil Club Argentino, en la avenida Libertador al 1850.

Los sanjuaninos comenzaron a llegar desde el mediodía a los alrededores de El Zonda (llamado originalmente Eduardo Copello), para copar el parque Federico Cantoni, donde muchos aprovecharon para hacer un asado y pasar una tarde diferente mientras desfilaban los vehículos.

Como en los años anteriores las asistencias, que en su mayoría por fin llegaron antes que los pilotos a diferencia de Salta y Chilecito, se ubicaron en los diferentes puntos del autódromo, para comenzar a preparar los coches en una nueva jornada de trabajo. La noche se hizo eterna y entre los reflectores y el color de los cerros, la vista fue espectacular.

El único inconveniente que sufrieron los integrantes de la organización fue que los camiones que transportan los equipos de electricidad estuvieron varados camino al cuyo y por varias horas se vieron afectados los diferentes equipos de trabajo. Más tarde, cuando los pilotos comenzaron a aparecer por la cinta asfáltica del circuito, el problema ya fue resuelto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia