El plantel de Los Pumas, ya concentrado en Gloucester a la espera del cotejo de este viernes frente a Georgia, sufrió un revés inesperado cuando se confirmó la sanción al segunda línea platense Mariano Galarza, quién fue suspendido por 9 semanas luego ser acusado de infringir la ley 10.4 el reglamento de la Word Rugby Cup.
Pese al descargo del ex Universitario de La Plata y la confirmación del neozelandés Brodi Rettalik, que no hubo ninguna mala intención en la jugada en la cual Galarza le metió un dedo en el ojo a su rival, el comité disciplinario decidió la sanción prevista en el reglamento.
Al regreso de Londres todos los integrantes de Los Pumas tuvieron palabras de aliento al desconsolado Mariano, que no pudo ocultar su decepción y desesperanza por la sanción sufrida. Daniel Hourcade, head coach de Los Puma, expresó que "él, por Galarza, no hizo nada. No entendemos que pasó". Por su parte, el jefe de la delegación, Néstor Lalo Galán, manifestó que "vamos a esperar el comunicado oficial para poder apelar la sanción y ver si podemos revertir esta situación".
El partido de hoy puede ser definitorio para las aspiraciones del seleccionado argentino, ya que del resultado dependerá gran parte de su futuro en el Mundial. "Es definitorio, dijo el Corcho Fernández Lobbe, porque para aspirar al segundo puesto del grupo debemos ganarle a Georgia sí o sí, si no el camino será mucho más corto de lo que todos esperamos".
Lo acontecido con Mariano Galarza, uno de los hombres más queridos del plantel, puede ser un incentivo más para sus compañeros, e inclusive que el grupo salga fortalecido ante semejante situación adversa que debe atravesar. La dedicatoria a Galarza, en caso de triunfo, será una fija en el duelo contra Georgia.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia