En el aire todavía se respiraba el ambiente caliente que dejó La Renga cuatro días antes cuando Salta Basket hizo su presentación en el Torneo Nacional de Ascenso y Gregorio Eseverri debutó con los infernales, en una noche donde se mezclaron sus fanatismos.
Es que "Goyo", el alero recién llegado de San Nicolás no oculta su otra pasión que es el rock nacional y más precisamente la banda de rock liderada por Gustavo "Chizzo" Nápoli, que este mes colmó el estadio que el alero pisa todos los días.
"Cuando llegué a Salta, un amigo me mandó un mensaje que decía: 'La Renga toca el 9 de octubre allá' y pensé que me estaba cargando porque soy muy fanático de la banda", dijo a El Tribuno quien para muchos fue la figura del debut.
"Viajé a muchos lugares a ver a La Renga pero nunca había tenido la suerte de conocer a los músicos. Siempre llegaba el día del show, comía un asado con amigos y de ahí me iba al recital. Ahora pude conocerlos", comentó.
El alero de 28 años dijo que sus gustos musicales arrancaron de muy chico y además de seguir a la banda de Chizzo, también viajó por la Argentina a ver al Indio Solari, ya siendo jugador de básquet.
"Estuve en Gualeguachú, en Tandíl y Junín. Con el Indio me pasó algo especial porque yo había sacado la entrada para ir a ver a Los Redondos en Córdoba en 2001, tenía 15 años y mi vieja me dijo 'vos estás loco' y no me dejó. Después me enteré que fue el último show de la banda antes de separarse y en ese momento quería matarla a mi mamá, pero ahora la entiendo porque sus shows eran complicados", agregó.
Ahora que "Goyo" se dio el gusto de conocer a uno de sus ídolos y jugar en el mismo estadio donde La Renga presentó su último disco, solo espera cumplir con quienes confiaron en él. Por el momento es, junto a Makal Stibbins, el jugador que más le llamó la atención al público que vio el debut y en Chaco y quiere seguir de racha.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia