El viernes, tras elentrenamiento del Barcelona, un grupo de simpatizantes se quedó a esperar a los jugadores a la salida para "pescar" algún autógrafo o una foto.

Y cuando Messi se retiró del lugar varios hinchas intentaron bloquearle el camino para que se detuviera, pero el argentino en cambio no se detuvo y no solo dejó a sus fans con las ganas, sino también casi los atrollepa. Sus seguidores asustados debieron abrirle paso rápidamente, según contó el sitio 90minutos.com.

Embed


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia