Diego Vidaurre peleará en el festival de boxeo que se realizará mañana, desde las 22, en el club San Martín. El salteño dejará el campo amateur para hacerse profesional y por ese motivo en la jornada de ayer realizó sus últimos movimientos previo al pesaje y posterior pelea.
En diálogo con El Tribuno, dijo: "Me estoy preparando de la mejor manera para la pelea, porque me toca enfrentarme con un jujeño (Javier Alcocer) que está bien preparado y me dijeron que tiene buenas técnicas".
"Vamos a pelear en la categoría de 69 kilos, y no es un dato menor teniendo en cuenta que es la primera vez que voy a combatir con ese peso, pero me siento bien, más liviano y ligero", aseguró.
Con respecto a su última pelea en el amateurismo, Vidaurre dijo: "Ahora estoy muy contento porque es el logro y el sueño que tenía de pasar al campo profesional y todo este tiempo peleando me sirvió bastante".
"Desde que me inicié, en 2010, pude pelear con bastantes boxeadores que estaban bien como Durval Palacios, que nos dieron empate en ambos combates", dijo.
"Además, en 2011, me seleccionaron para defender a Salta y pude ganar. Fue una alegría tremenda para mí porque pude ser campeón, dejar la medalla acá y que Salta tenga un nuevo logro en la categoría mediano", dijo.
El peleador contó que durante todo ese año tuvo la oportunidad de enfrentarse con rivales muy duros de diferentes provincias. "Ahí aprendí los estilos y técnicas de cada provincia y ahora me sirve para entrar al profesionalismo que es otra experiencia que debo afrontar y darle para adelante", dijo.
Junto a Ezequiel Segundo, que ya pasó a ser profesional en el último tiempo, fueron integrantes de la escuela Carlos Monzón, del Penal de Villa Las Rosas y entablaron una relación de amistad, más allá del amor por el boxeo.
"Nos entrenamos, salimos a correr, a hacer guantes cuando el otro tiene que boxear. Nos ayudamos hasta el día de hoy. Somos amigos e integramos un equipo dentro del boxeo. Estoy contento porque ya es profesional y pudo demostrar que nosotros nos entrenamos mucho para lograr metas", dijo.
"En mi caso, entreno a full y dejo todo. Salgo cansado, pero me sirve mucho y quiero agradecerle a todos los que me apoyaron, como ser el caso de mi entrenador Claudio Tula y también del promotor de boxeo Sergio Oliver Calvet, que por él también pude cambiar mi vida", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia