Finalmente llegó el día, luego de una espera interminable de más de tres meses...
Sí, se hizo larga la espera tanto para nosotros como para toda la gente que le gusta ir a la cancha. Estamos a horas de jugar un clásico, un partido lindo para jugarlo y para ganarlo.
¿Cuánto perjudicó el largo parate cuando se programó una pretemporada en función a arrancar en una fecha determinada?
Lo que más perjudica es el tema de la cabeza, porque uno entrena para competir por los puntos y se hizo largo en cuanto a la ansiedad. Pero en cuanto a lo físico y lo futbolístico nos benefició para afianzar el grupo y seguir conociéndonos.
¿En qué cambió este Gimnasia con respecto al torneo pasado?
Es un plantel menos corto que la temporada pasada, el profe (Bianco, el DT) cuenta con más recambio y opciones, y que pueden marcar diferencias en lo futbolístico de mitad de cancha hacia adelante; llegó gente rápida y desequilibrante. Se mantuvo una base y eso es positivo, ya conocemos la manera de trabajar y eso es un punto a favor. Hay que mantener lo que se hizo bien y sumarle más trabajo, esto será más largo que el semestre pasado.
¿Cuánto incide a favor el grupo humano que tanto pregona su entrenador?
Es importante, se ve un grupo humano lindo, hay buena onda en los entrenamientos, la pasamos bien. Cuando hay que trabajar en serio lo hacemos, cuando hay que hacer bromas nos distendemos. También se trata de pasarla bien, disfrutar del fútbol y tener la responsabilidad los once que jugamos, de defender a los 30 que componemos el plantel. Hay que sumarle a lo bueno del semestre pasado un valor agregado. Partido tras partido irá apareciendo el equipo. Hay que hacerse fuerte en defensa, tratar de que no nos conviertan y ser más finos en ataque. Tenemos que hacernos fuertes en el Gigante del Norte.
¿Cómo palpitás el partido del domingo desde la previa, la concentración, la llegada a la cancha, el recibimiento, el partido en sí?
No vemos las horas de que arranque. Me imagino un ambiente distendido, con buena vibra y concentrado. Y a medida que se acerque el partido nos correrá una adrenalina única. Será fundamental estar concentrado. Me imagino un partido aguerrido, en el que ninguno de los dos regalará nada. Le tengo mucha fe al equipo, estamos bien. Imagino un Gimnasia concentrado desde el primer minuto, cuidando el cero en nuestro arco y siendo protagonistas, yendo para adelante, lastimando a Juventud.
Tenés varios clásicos encima en Salta. ¿Te preparás de una manera especial para un partido como este?
Lo vivo de una manera especial. Jugué varios clásicos en la provincia, pero cada uno es como si fuera el primero, desde que te levantás pensando en que llegará el momento de entrar a la cancha. En los días previos la motivación llega por sí sola. Los que no jugaron nunca un partido así lo sentirán como algo nuevo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia