No hay candidato sin goleador. No hay esperanzas si no hay alguna razón. En Fabricio Reyes se sintetiza parte de estos requisitos que necesita Central Norte para comenzar a creer en que se puede.
El delantero, oriundo de la localidad de Burela, departamento Anta, es el arma más peligrosa que muestra Central fecha tras fechas. Y fue la figura, con poco, dentro de un partido de nivel chato.
Reyes tuvo tres chances de gol. Una definió mal, la segunda la mandó a guardar y la tercera quedó en las manos de Pegini. A favor del atacante cuervo fue su incómoda posición para definir. Pero Reyes también aportó sacrifico. En más de una oportunidad bajó a buscar la pelota y a encontrarse con Oga. "Costó mucho en el primer tiempo abrir el marcador, por suerte pude peinarla y hacer el gol. En el segundo tiempo tuvimos chances y fue mérito del arquero que no hayamos podido meterla de nuevo", analizó el artillero cuervo. Y recordó: "Estoy dulce, el año pasado también me tocó lo mismo, la primera que me quedaba la metía y por suerte ahora se me está dando en el cuervo", dijo con altas expectativas.
Embed

Reyes también fue una de las razones por las que Marcelo Castro vio sentenciada su continuidad en el cuervo. Para el ex DT, no era titular.
"Ahora vamos a trabajar tranquilos en la semana pensando en Camioneros porque será un partido difícil también y ganando nos alejamos un poco más". La ilusión de Reyes crece en función de su racha y de un equipo que intenta despegar con un nuevo entrenador.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia