¿Qué más quisiera un técnico tener en el banco la solución a un partido chivo? Pues Cristian Corrales, el DT de Tabacal, cuenta con eso y tiene nombre y apellido.
Desde la primera fecha del Federal B, Fabricio Reyes ha demostrado que tiene la capacidad, o al menos la actitud, para destrabar un partido difícil. Y lo ha hecho a base de goles.
El empate en la Caldera del Diablo frente a Independiente, en el arranque del campeonato, fue la primera de sus apariciones, que sirvió para rescatar un punto ante el eterno rival. También apareció con un doblete en el 4 a 2 frente a Camioneros, pero la más importante de sus intervenciones hasta el momento ocurrió en el estadio de Mitre, cuando a poco del final venció la resistencia de Mauricio Peggini para darle la victoria 2 a 1 al trapiche, que se asentaba en la cima de la zona 7.
El domingo pasado, Reyes tuvo que entrar en el primer tiempo ante Río Grande por la lesión de Diego Sueldo, y no decepcionó, marcando el primer gol del 2 a 0 final.
Consciente de su lugar en el equipo, Fabricio vive con felicidad el momento que atraviesa Tabacal, uno de los mejores equipos en la tabla general entre los 133 clubes del Federal B.

Sus inicios
Oriundo de la localidad anteña de Luis Burela, Fabricio de a poco fue encontrando su lugar en una cancha. Primero como volante por izquierda, hasta llegar a ser delantero o doble enganche, como juega ahora. Reyes arrancó de chico representando al barrio, luego al club de la localidad y más tarde en el sub-15 de Río Dorado, donde terminó de formarse. Volvió a Burela, donde ganó dos torneos de liga en 2012 y luego fue convocado para jugar el Torneo del Interior en el azulgrana.
Vistiendo esos colores conoció lo que era el Argentino B y el destino lo cruzó con Tabacal, al que le hizo un gol. Este hecho que lo llevó a ser fichado por el trapiche, equipo con el cual ya va por su segunda temporada en la categoría.
Con 21 años, Fabricio es padre de Xiomara, una beba de un año y cinco meses. La luz de sus ojos, por la cual deja todo en la cancha para brindarle lo mejor, y a la que va a visitar todas las semanas a Luis Burela luego de cada partido. Siempre vuelve a sus raíces a recargar energías.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia