Fabricio Reyes sueña despierto y disfruta de su historia sin fin. El máximo goleador de Central Norte y del Federal B continúa escribiendo agradables capítulos en su carrera como profesional. Este sábado no fue la excepción, ya que la Perla marcó dos goles en la victoria del cuervo ante Atlético Chicoana por 3 a 0 y agrandó su cuenta a 14 goles en 11 partidos con la camiseta azabache en esta temporada. Todo un récord.
El atacante oriundo en la localidad anteña de Luis Burela demostró, y seguramente lo seguirá haciendo, que no es casualidad cada página que escribió en el pesado libro del club de Barrio Norte.
Embed

Lo que muchos quieren y pocos tienen, esa virtud que hace diferente a un jugador, esa capacidad que alimenta a un goleador, la tiene él.
La Perla de Burela convirtió dos goles ayer ante el blanco, pero uno fue muy especial para el delantero, ya que infló la red por primera vez en la bombonera cuerva. En la vuelta a casa lo deseó, lo buscó, pero no se le dio. Esta vez tuvo revancha y lo logró por partida doble.
Con la simpleza que lo caracteriza y engrandece como persona, el máximo artillero de Central analizó la victoria ante el blanco: "Corrimos y metimos, hizo mucho calor, por eso paramos a los 25 minutos del primer tiempo, teníamos la garganta seca", dijo Reyes.
"Por suerte hicimos el gol de entrada y en el segundo tiempo lo terminamos de liquidar", concluyó la Perla.
En tanto, Facundo Galarza, otro que tuvo una buena producción ayer, expuso: "Hablamos en el entretiempo de que no nos teníamos que confiar después de varias situaciones que tuvieron ellos. Despertamos con el gol de Fabricio", desatacó.
Aún es difícil de comprender lo que quiso hacer Galarza cuando quedó mano a mano ante el arquero de Chicoana, Mauro Zalazar, y desperdició una clara opción de gol, intentando colgar la pelota. "Ni yo sé lo que hice, quise hacer cosas que no sé, no me tengo que acercar más al área", dijo entre risas el Negro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia