El serbio Novak Djokovic y el suizo Roger Federer tienen una cita hoy, a las 16.30, en Flushing Meadows, Nueva York, donde disputarán la final del Abierto de tenis de Estados Unidos en busca de calmar la sed de gloria que alimenta sus carreras.
Ambos vienen de ganar de forma aplastante sus respectivas semifinales: Djokovic, número 1 mundial, destrozó por 6-0, 6-1, 6-2 al campeón defensor, el croata Marin Cilic, y Federer (Nº 2) se deshizo de su compatriota Stan Wawrinka con un 6-4, 6-3, 6-1.
Se conocen demasiado como para engañarse. Se estudian día a día, y nada de lo que haga el otro en la cancha toma por sorpresa. A estas alturas, el serbio sabe que Fededer está jugando su mejor tenis de los últimos tiempos, con una nueva arma en su arsenal, y el suizo conoce de la confianza que da el jugar como número 1, inquilino de un penthouse en el que Federer estuvo viviendo hasta no hace mucho.
El Nole dejó de ser el primero entre iguales para convertirse en soberano absoluto al frente del escalafón de la ATP.
Ambos han jugado este año la misma cantidad de torneos, 18, pero Djokovic encabeza el listado élite con 14.865 puntos, seguido de Federer con 9.065.
Federer lleva ventaja de 21-20 sobre Djokovic en los enfrentamientos particulares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia