La Argentina le ganó 5-4 a Rusia en la final e hizo historia en el Mundial de futsal de Colombia. Su capitán, Fernando Wilheim, dio sus sensaciones al borde de la emoción, ni bien terminó el partido. "No se puede describir con palabras. Entramos para demostrar que lo queríamos más que nada. La pelota puede entrar o salir, podíamos ganar o perder, Rusia es una potencia, pero demostramos que lo queríamos en serio", sostuvo.
Por otra parte, Wilheim aseguró que cualquiera hubiera sido el resultado, la sensación para el grupo hubiera sido la misma: "Sabíamos que habíamos dado todo". Finalmente, mandó un mensaje a futuro: "El futsal es un deporte maravilloso, nosotros hicimos todo a pulmón. En Argentina hay mucha gente que quiere que este deporte crezca".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia