Detenciones en la FIFA. Seis meses después de un primer golpe por sospechas de corrupción, nuevos responsables del organismo fueron detenidos este jueves de madrugada en Zúrich, en una nueva réplica de un terremoto que no termina de ensuciar a la instancia suprema del fútbol mundial.
Un responsable de la FIFA indicó a la AFP, requiriendo el anonimato, que entre los detenidos están dos vicepresidentes de la instancia, miembros del Comité ejecutivo, el paraguayo Juan Ángel Napout y el hondureño Alfredo Hawit Banegas.
Napout preside la Confederación Sudamericana (Conmebol) y Hawit es el responsable interino de la Confederación de América del Norte, Central y del Caribe (Concacaf). Ambos se opusieron a ser extraditados tras ser detenidos a pedido de Estados Unidos.
Estas nuevas detenciones se produjeron coincidiendo con un Comité ejecutivo, abierto el miércoles en Zúrich, en la misma ciudad en que siete responsables del fútbol mundial fueron detenidos el 27 de mayo por sospechas de corrupción y blanqueo de dinero. El gobierno suizo confirmó que dos responsables de la FIFA fueron detenidos, sospechosos de aceptar sobornos.
‘Los responsables de la FIFA son sospechosos de haber aceptado dinero a cambio de vender los derechos de ’marketing’ relacionados con la difusión de campeonatos en América Latina y con partidos de clasificación para el Mundial‘, dijo el ministerio de Justicia en un comunicado.
‘Según la petición de detención por parte de Estados Unidos, las acciones por las que se les busca fueron fomentadas en el país norteamericano y los pagos habrían transitado por bancos estadounidenses‘, añade el comunicado.
El ministerio, que no da las identidades de los dos ‘altos responsables‘ implicados en esta nueva ola de detenciones, precisa de todos modos que fueron detenidos con vistas a su extradición‘ hacia Estados Unidos, que pidió su detención el 29 de noviembre.

Las detenciones

El New York Times, que fue el primero en anunciar este nueva ola de detenciones, aseguró que el dimitido presidente Joseph Blatter no figuraba entre las personas detenidas.
Según el diario, esta acciones van dirigidas hacia responsables ‘de América del Sur y América Central‘.
‘La FIFA está al corriente de estas acciones llevadas hoy por la justicia estadounidense. La FIFA continuará cooperando plenamente con la justicia estadounidense en el marco de la ley suiza, así como en el marco de la investigación llevada por la oficina del fiscal suizo‘, indica la FIFA en un comunicado.
La operación de la policía suiza comenzó a a primeras horas de la mañana en el hotel Baur au Lac, que había sido ya el teatro de la primera ola de detenciones. Poco después de la operación, había numerosos periodistas en el exterior del hotel, mientras que varios vehículos salían y entraban en el establecimiento.
Ironía del destino, el Comité ejecutivo en curso debía centrarse en las reformas planeadas por la FIFA para ofrecer credibilidad.
Estas nuevas detenciones llegan además un día después del quinto aniversario de la atribución del Mundial-2022 a Catar. Esta atribución está en el centro de las investigaciones sobre las sospechas de corrupción.
El martes, los principales patrocinadores de la FIFA (Coca Cola, McDonald’s, Visa, AB Inbev y Adidas) habían metido presión pidiendo que su proceso de reformas sea supervisado por una entidad independiente.
Entre las propuestas de reformas debe figurar la limitación a 12 años de los mandatos acumulados del presidente y la publicación de la remuneración del presidente y de los miembros del gobierno del fútbol mundial.
En total, 14 personas (entre ellas 9 miembros actuales o antiguos de la FIFA) están en el acta de acusación de la justicia estadounidense que habla de unos 150 millones de dólares (132 millones de euros) de sobornos y de retrocomisiones desde los años 1990.

Blanqueo

En un proceso distinto, por sospechas de ‘blanqueo de dinero y gestión desleal‘ sobre la atribución de los Mundiales 2018 y 2022, la justicia suiza procedió a registros en la sede de la FIFA.
El 2 de junio, unos días después de su reelección para un quinto mandato, Joseph Blatter había anunciado su dimisión, aunque siguió en el puesto hasta la elección de su sucesor el 26 de febrero próximo.
A finales de septiembre, Blatter estuvo en el centro de un proceso penal de la justicia suiza, por un contrato con Jack Warner, antiguo presidente de la Concacaf.
También se reprocha al suizo un pago de 1,8 millones de euros a Michel Platini, presidente de la UEFA y candidato a la presidencia de la FIFA.
Por este pago ocurrido en 2011, nueve años después de un trabajo realizado por Platini de 1999 a 2002, los dos hombres fueron provisionalmente suspendidos por la FIFA el 8 de octubre por 90 días. Platini corre el riesgo de una suspensión de por vida. La justicia interna de la FIFA debe pronunciarse en diciembre.
El sucesor de Blatter será elegido el 26 de febrero. Seis candidatos están en liza: el suizo Gianni Infantino, el jeque de Bahréin Salman bin Ibrahim Al Jalifa, el sudafricano Tokyo Sexwale, el príncipe jordano Ali ben Al Hussein, el francés Jérôme Champagne y su compatriota Michel Platini, presidente de la UEFA.

¿Qué te pareció esta noticia?



Comentá esta noticia