La inexpresividad de San Martín de Tucumán en cancha y el mal momento en la tabla (quedó penúltimo en el tetradecagonal) desataron la barbarie, injustificada por donde se la mire, pero también anunciada, teniendo en cuenta las amenazas y pintadas que predispusieron el clima en la semana en la Ciudadela. Pese al malestar general de los hinchas tucumanos, los estúpidos de siempre dieron la nota, arrojando todo tipo de proyectiles al campo de juego durante casi todo el partido. Pero la situación no dio para más a 8 minutos del final del partido y con el 2-0 a favor de Gimnasia que ya era cosa juzgada. Entonces, los hinchas rompieron el alambrado y estuvieron a punto de ingresar al campo de juego para agredir a los jugadores, locales y visitantes. El buen tino del árbitro santiagueño Francisco Acosta para suspender el encuentro y proteger la integridad física de los protagonistas, no fue el de la policía local, que pasivamente dejó a los hinchas forzar el alambrado y destrozar las instalaciones. Pero la tensión no terminó allí y prosiguió en el playón del club San Martín, haciendo traumática la salida del plantel de Gimnasia.
El Consejo Federal finalmente dará por ganado el partido al albo por 2 a 0, aunque seguramente el fallo también anexará una dura sanción disciplinaria para la entidad tucumana, por los incidentes y la rotura del estadio.


La figura

Gimnasia y Tiro necesitaba volver a recuperar a Pablo Motta en todo su esplendor. Cada vez que el creativo cordobés aparece, el albo cambia la cara y el equipo se contagia; y cuando naufraga en la intrascendencia el funcionamiento colectivo del equipo del Chaucha Bianco lo siente.
El Gato esta vez hizo pesar su jerarquía y fue el principal hilo conductor de la victoria, iniciando la acción que culminó en su gol, el primero del albo, con un derechazo soberbio que sacudió los piolines de la valla custodiada por Carrera.
Que éste sea el puntapié para recuperar la confianza.


Tres finales

Nueve puntos le restan al albo para luchar por el segundo objetivo: terminar el tetradecagonal entre los cuatro primeros.
Con la victoria sobre el ciruja, alcanzó las 13 unidades y quedó séptimo, pero a un punto del por ahora cuarto, Unión Aconquija, que tiene un partido menos -juega hoy-.
Al albo le restan tres finales, dos de ellas en condición de visitante, en San Luis y en Bahía Blanca. El domingo visitará a Juventud Unida; luego recibirá a Mitre en el Gigante y se despedirá del reducido con Tiro Federal en la última fecha.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia