Los seleccionados de Francia y Alemania juegan la restante semifinal de la Eurocopa que se está desarrollando en tierra francesa, con la necesidad del equipo local de quebrar una serie de 58 años sin vencer a los vigentes campeones mundiales en partidos oficiales.
El encuentro, de ida y vuelta, con jugadas de peligro en ambos arcos, se disputa en el estadio Velodrome de la ciudad de Marsella con el arbitraje del italiano Nicola Rizzoli, televisado por el Canal de la Ciudad, Canal 9 (sólo para el interior) y DirecTV.
El vencedor del cotejo entre franceses y alemanes jugará la final del certamen el domingo próximo en el estadio parisino de Saint-Denis ante Portugal, que ayer superó 2 a 0 a Gales en la otra semifinal jugada en el estadio Pierre-Mauroy de Lille.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia