Francia y Portugal disputarán la final de la Eurocopa 2016 en París, lo que marcará un nuevo reinado en el fútbol del Viejo Continente después de ocho años de supremacía española. El partido se jugará a las 16 en el Stade de France, con arbitraje del inglés Mark Clattenburg. En Argentina podrá verse en directo por Canal 9 o DirecTV.
La final se presenta con un pronostico muy cerrado en cuanto a favoritismo porque ambos equipos llegan de jugar su mejor partido de la competencia en semifinales. Francia eliminó con un 2-0 al actual campeón del mundo, Alemania, y Portugal hizo lo propio ante Gales por idéntico marcador, con una actuación decisiva de Cristiano Ronaldo, que hasta esa instancia no había tenido actuaciones deslumbrantes.
Cierto es que Francia, en el análisis global de su campaña, plasmó un recorrido más convincente, con cinco victorias en los seis partidos que lo condujeron hasta la final.
Los lusos pasaron de ronda como uno de los mejores terceros y tras empatar sus tres partidos en el Grupo F. La primera victoria llegó en octavos de final ante Croacia (1-0), el pase a semis luego de marginar por penales a Polonia (1-1, 5-3) y el arribo a la final con el 2-0 ante Gales.
Los franceses buscarán su tercera corona continental para sumarla a las conseguidas en 1984, también como locales, y 2000 en la edición organizada por Holanda y Bélgica, que se adjudicaron con un gol de oro del franco-argentino David Trezeguet en la final con Italia (2-1). La base de ese equipo había sido campeón del mundo dos años antes.
Portugal hará el segundo intento de consagrarse campeón de la Eurocopa tras la frustración por la final perdida en su propio país ante Grecia en 2004. Cristiano Ronaldo, por entonces un joven de 19 años, fue titular aquella tarde en el Estadio da Luz de Lisboa, por lo que tendrá hoy una histórica oportunidad de revancha.
Con 31 años, una colección de títulos con Manchester United y Real Madrid y tres Balones de Oro FIFA (2008, 2013 y 2014), a Cristiano sólo le falta un campeonato con su selección, logro que lo distinguiría en su disputa imaginaria con Lionel Messi, quien dos semanas atrás renunció al equipo argentino después de perder su tercera final de Copa América.
"Esto es algo que siempre he soñado. Sería un gran logro poder ganar algo con Portugal. Mis dedos están cruzados porque creo, mis compañeros creen, toda Portugal cree", se ilusionó C7R en una entrevista publicada en la web oficial de la UEFA, en la víspera de la final.
"Esto es único, un sentimiento de alegría, porque era lo que quería lograr de nuevo, estar en la final. Mi última vez fue en 2004, ahora voy a tener la fortuna de jugar una segunda final con Portugal. Es una final y puede pasar cualquier cosa. Sabemos que nos enfrentamos contra un gran equipo, una gran selección, pero es una final y cualquier cosa es posible", añadió Cristiano Ronaldo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia