Rodrigo Espíndola, jugador de la primera división de Nueva Chicago, recibió un impacto de arma de fuego en un intento de robo y falleció luego de ser atendido en el Hospital Santamarina, de Monte Grande.
Según las palabras del propio vicepresidente del club de Mataderos, el hecho delictivo tuvo lugar a última hora del día de ayer en la intersección de las calles Mitre y Dorrego, en Monte Grande. Espíndola, quien se encontraba en su hogar con su esposa y su hijo, salió en busca de su auto y al regresar se encontró con dos delincuentes que intentaron ingresar a la casa junto a él. Fue allí cuando en circunstancias que aún se desconocen el jugador recibió un tiro en el tórax.
"Se encuentra en estado crítico. Ingresó al hospital a las 22:35 de la noche con compromiso vascular y hepático. Mientras era intervenido quirúrgicamente entró en paro y se lo tuvo que estabilizar de urgencia", detallaba Wálter Báez, Jefe de Guardia del nosocomio, minutos antes de que se diera a conocer el desenlace fatal.
Espíndola, de 26 años, era defensor titular del primer equipo de Nueva Chicago y se desempeñaba desde hace tres temporadas en la institución (Fuente Clarin)

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia