El fútbol por estos tiempos es depredador, caníbal, salvaje. Como en la vida, todos andan apurados, acelerados, nerviosos, impacientes y la vorágine va empujando como la marea a cambiar sobre la marcha cuando una experiencia inicial no funciona y a no esperar los proyectos. Pasa muy seguido en Salta, provincia muy golpeada por los sistemáticos fracasos futbolísticos que se repiten desde hace una década y donde todos los actores confabulan para pregonar y exacerbar esa tendencia devoradora.
Y en medio de esta vorágine no hay curriculum, "chapa" o nombre que valga y los meros y fríos resultados pasan a ser los jueces que dictaminan y juzgan sobre los méritos y capacidades de un entrenador para dirigir. Sobre todo si se trata de tomar las riendas de un equipo popular y especial como Juventud Antoniana, donde las presiones de ascenso son mayúsculas y donde el hincha hace oír desde temprano su descontento, como sucedió en aquella fatídica noche del debut en la que el santo cayó goleado con un 4-1 en manos de Güemes de Santiago del Estero, allá por fines de enero.
Quizás este no sea el caso de Ricardo Aniceto Roldán (o quizás si), experimentado y respetado por su foja de servicio en el fútbol salteño, pero potencial víctima de esa máquina trituradora, quien desde antes de tomar esta brasa caliente sabía de los riesgos a los que se exponía, tendría contadas sus horas en Lerma y San Luis, pese a que los dirigentes intenten poner paños fríos. Y todo esto podría definirse hoy mismo luego de una reunión entre la comisión directiva y el propio DT.
Un cúmulo de factores tornan complicado el futuro del actual técnico en su cargo después del partido con Altos Hornos Zapla. Los resultados que no acompañaron en tres fechas y el bajo nivel de varios jugadores en este tramo inicial de competencia son los argumentos visibles. Sin embargo, a esto se le sumaría una tensa relación entre el técnico y algunos futbolistas del santo, que algunos señalan como cierta por lo bajo y que influiría en la decisión final.
Mientras los rumores crecen y se refuerzan con la reunión que se viene entre DT y dirigencia, el titular del santo, Pepe Muratore, y sus principales colaboradores, por ahora, bancan y apoyan públicamente a Roldán, aunque a esa adhesión no acompañaría el resto de la comisión.
A la espera de una reunión que puede ser decisiva, el presidente de la entidad antoniana manifestó en diálogo con Alentandooo: "Sería ilógico que hable con otro técnico, como se dijo, cuando hay una persona trabajando. Desconozco si hubo alguna diferencia en el plantel, hablaremos para ponernos al tanto de lo que sucede. Nuestra relación con Roldán es buena, nosotros confiamos en su trabajo. Yo no tengo dudas de que Juventud saldrá adelante y que vamos a terminar peleando en los primeros puestos, hay un plantel que tiene ganas de revertir esto. No puedo decir si el resultado con Zapla influirá o no en la continuidad del técnico".
Por su parte, el directivo Rafael Del Carlo manifestó que "más allá de los resultados, que realmente importan, nosotros evaluamos el trabajo de Roldán en Juventud. Vemos el progreso, sabemos que se comenzó mal, pero hubo una mejoría en el último partido. Veremos qué conclusión sacamos en la reunión. Cuando arrancamos esto nuestra idea era que el proceso termine".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia