Un buen día, hace ya una década, Gabriela Aguirre entendió que para progresar debía emigrar y establecerse en Buenos Aires. Con mucho sacrificio cumplió el sueño de convertirse en una leona e integrar el plantel de los años de oro del seleccionado argentino de hockey. Hoy con 29 años y a dos años de su última convocatoria, le llegó una nueva citación que la tomó por sorpresa, pese a haberse consagrado en el metropolitano con el Banco Provincia. Sobre lo que pasó, lo que viene y la ilusión de jugar los Juegos Olímpicos de Río, el año entrante, habló con El Tribuno.

Fuiste parte de Las Leonas durante mucho tiempo y un día dejaste de serlo, ¿te sorprendió volver después de dos años?

Yo ya hace rato había tirado la toalla y ya tenía otros objetivos. Estaba trabajando a punto de recibirme de profesora de Educación Física y disfruté mucho jugar en el club (Banco Provincia). Hace un tiempo estoy más relajada y por eso salió bien el torneo, fue un poco de sorpresa haber sido convocada.

¿El objetivo no era regresar a la Selección?

El principal objetivo era disfrutar mucho con el club, de tratar de salir campeonas porque lo soñaba desde que llegué a Buenos Aires. Lo que conseguí siendo campeona, fue tal cual lo había soñado.

Tiempo atrás, en la época que Carlos Retegui era el técnico de Las Leonas , dijiste que si recibías una citación no hubieses tenido ganas de ir, ¿por qué?

Cada uno tiene su forma de pensar, valores y yo no coincidía con los que estaban antes. Eso no significa que ellos estén mal, pero por no coincidir me perdí muchos años del seleccionado. Mis valores no eran compatibles con la gente que trabajaba.
Sin embargo, al dejar el seleccionado te va abriendo otros caminos, yo abrí la cabeza. El objetivo era recibirme de profe de Educación Física y seguir jugando a nivel club, que es increíble el metropolitano, eso te motiva un montón.

¿El cambio de técnico te convenció para volver al plantel?

Cuando arranqué en Las Leonas estuve con Gabi Minadeo (el actual DT), imaginate que lo conozco y me encanta su forma de entrenar, su forma de ser, se dio justo esta vuelta. Antes me preguntaban por qué no estaba en Las Leonas y mis objetivos eran otros.

¿Qué te generó esta convocatoria?

Este llamado es muy bueno para mí, porque puedo cerrar una etapa dentro del seleccionado. Una vez dije que estaría buenísimo volver, ojalá se pueda dar.

¿Y ahora soñás con los Juegos Olímpicos o vas a ir paso a paso?

Yo quiero vivir el día a día, pero obviamente los Juegos Olímpicos es el torneo más importante de este año. Quiero ganarme mi lugar en cada entrenamiento. Siempre que cumplí, se dieron los objetivos. En mi cabeza imagino esa competencia, pero es entrenamiento a entrenamiento.

Es otro sueño por cumplir, ¿o no pensás mucho en los anhelos?

Claro que sueño, siempre soñé. Una vez soñé con ser una leona, soñé con salir campeona con mi equipo de Salta y lo hice, con mi equipo en Buenos Aires y lo hice, mi próximo sueño es jugar los Juegos Olímpicos.

O sea que los sueños son posibles, ¿o va acompañado de cualidades?

Los sueños son fáciles, pero hay que ponerle mucho sentimiento, mucho pensamiento y fe, te juro que se te da. Esto lo dejo como mensaje para todos los deportistas salteños.

Hablando de tu provincia, cada vez que te preguntaron dijiste que por ahora no volverías, ¿seguís sosteniéndolo?

Es difícil que vuelva a Salta. Una vez que me reciba y terminar con mi etapa en Las Leonas, quiero seguir Coaching Ontológico, me lo recomendó Sergio "Cacho" Vigil. Quiero especializarme sobre todo en la parte psicológica. Quiero hacer Licenciatura de Alto Rendimiento y los estudios tengo que hacerlos allá. Tengo mi vida en Buenos Aires, no sé que pasará más adelante, pero hoy es casi imposible que regrese.

¿Cómo fueron tus comienzos en Salta?

Juego desde los 10 años y arranqué en octava de Universitario que después que se dividió con Universitario Hockey y Uni Rugby. Siempre estaré agradecido Mario Melián, quien fue uno de los grandes responsables que haya jugado en Las Leonas y con todos los que me formaron.

¿Seguís la actualidad del hockey local, con jugadoras que por sus rendimientos pudieron emigrar a Europa?

Del hockey salteño no opino mucho, solo sé que las chicas que se fueron a jugar a España son muy buenas jugadoras. De la actualidad no sé mucho más, aunque sé que no está mal, aunque siempre se puede estar mejor, pero es todo a base de trabajo.

Un técnico salteño también triunfó afuera, en Austria, ¿lo sabías?

Sí, Juan Iñigo me parece una persona espectacular, hay un proyecto de trabajar juntos. Ojalá se de. Yo me fui de Salta porque no podía jugar más por muchas cosas; por querer estudiar y entrenar con el seleccionado.

Tuviste una gran temporada, ¿te sorprendió que no te hayan nominado a los premios del deportista del año?

Estoy en Buenos Aires hace 10 años. Más allá de que me llamen del seleccionado, si me preguntás a mí si está bien una mención o no, no lo sé. Soy de perfil bajo y siempre me costó ir.
Sin embargo me encanta el reconocimiento y que en la convocatoria a Las Leonas diga que soy salteña, me llena de orgullo, porque yo voy a ser salteña siempre. No haberme puesto en la premiación tampoco me parece mal, porque en el seleccioando de Salta no juego, pero no soy parte del plantel porque no me llaman. Por eso juego para la Selección de Buenos Aires.

¿Te disgusta o no le das importancia?

Antes era súper polémica y ahora no tengo ganas de serlo. No vivo de los premios, soy de bajo perfil. No me sorprende que el hockey de Salta no me tenga en cuenta. Pertenezco a otra asociación y hoy juego para Buenos Aires.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen



Comentá esta noticia