Realmente fue lamentable y totalmente repudiable lo que se vio el viernes por la noche en el estadio Padre Martearena.
Más allá de un resultado deportivo, con el empate 1 a 1 entre Central Norte y Mitre, la violencia ganó una vez más en las tribunas del fútbol salteño.
La noche no arrancó bien, primero las internas de nunca acabar en la hinchada del cuervo que está vez se trasladaron a la "popular sur". Los mismos hinchas arreglaron esa diferencia en la tribuna sin la intervención de la Policía.
Pero lo más bochornoso ocurrió sobre el final del partido. Los uniformados, que custodiaban la preferencial para dividir a los hinchas de Central y a los de Mitre, tomaron la errónea y repudiable decisión de empezar a sacar a los hinchas del ciclón, abandonando el "pulmón" que separaba a ambas parcialidades y formando fila desde arriba de la tribuna y no desde un costado como tendrían que haber sucedido.
El gol de Ricardo Acosta fue el detonante para que los hinchas de Central celebren la conquista y los de Mitre que salieron a buscar a los del cuervo.
Fue una zona liberada, enfrentamientos cuerpo a cuerpo en la preferencial, donde familias, que justamente pagan un poco más para evitar quedar en medio de incidentes, sufrieron el robo de sus pertenencias y hasta padres con criaturas a sus espaldas, tuvieron que pelear para defender a sus hijos ante la tardía reacción policial.
Un operativo que (Central Norte tuvo que pagar más de veinticinco mil pesos) no sirvió absolutamente para nada y solo se encargó de no dejar pasar banderas, trompetas, ni bombos, quitando lo que realmente uno espera ver en las tribunas, para que todo sea una fiesta.
Es verdad que los violentos alejan a las familias de las canchas, de eso no hay dudas, pero medidas como las que tomó la Policía el viernes pasado también son motivos para que la gente decida no concurrir a un estadio.
La gente ya no se siente segura en las tribunas y los que tendrían que brindar la seguridad en un espectáculo deportivo, no hacen su trabajo como corresponde.
Ojalá que para la próxima temporada haya más capacitación y planificación para cuidar la integridad física de las personas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia