Del otro lado del teléfono atiende, recién concluida la siesta, Gastón García, el capitán de Salta Basket. Su tono de voz con cierta pereza no deja de llamar la atención porque está a punto de jugar el primero de los partidos más importantes del TNA, pero su experiencia logra sobreponerse a la ansiedad y lo toma con calma. Sabe que el descanso es fundamental.
Desde Paraná dialoga extensamente con El Tribuno sobre cómo vive las horas previas al primero de los duelos ante Echagüe (hoy a las 21), los altibajos del equipo, el desempeño de sus compañeros y la importancia del primer juego de la serie en busca del ascenso.

Cuando finalizó la fase de regular, el rival de Salta Basket iba a ser Oberá, pero se le restó un punto a Echagüe y ahora les toca enfrentarlos, ¿es el equipo más complicado de los que podían haber enfrentado?

En lo que va de 2016, Echagüe fue el mejor equipo tras un mal inicio de temporada, pero yo creo que los play-offs son torneos aparte.
Nosotros venimos en ascenso, es verdad que con altos y bajos, pero estamos mejor que en los momentos que ya nos enfrentamos. Yo creo que si hacemos las cosas bien tenemos muchas posibilidades de llevarnos la serie.

Al menos son tres encuentros y a lo sumo serán cinco, ¿considerás que el primer choque es clave, especialmente porque son visitantes?

Por lo general el primer partido es el que más posibilidades te da a futuro y por ahí es el que podemos ser la sorpresa. Sin embargo creo que hasta que no ganés los tres partidos nada está dicho y nosotros sabemos que tenemos que revertir la localía.

En Paraná se vive de una manera muy particular el básquet, pero a la hora del partido también jugarán Argentina vs. Bolivia y el argentino es muy futbolero, ¿puede jugarles a favor el marco de público, que seguramente será menor al del jueves?

Seguramente. Mucha gente va a faltar a la cancha por quedarse a ver a la Selección. El estadio no va a lucir como debería estar en otro momento y quizás puede influir, pero va pasar más por nosotros que por la gente y tenemos que pensar en nuestro juego.

¿Cómo explicás que en tres semanas hayan pasado del gran partido y victoria ante Villa Ángela, que solo perdió ocho enfrentamientos, a la derrota ante Sarmiento, que solamente ganó 9 de los 36 partidos?

Yo creo que el tema pasa por lo grupal. En esta competencia tuvimos muchos altos y bajos.
Cuando estamos bien le jugamos hasta a los Ángeles Lakers, pero cuando estamos mal no podemos jugarles ni a los del barrio. Hay que tener más regularidad, aunque estos partidos son completamente diferentes.

Atrás quedó el inolvidable duelo ante Parque Sur y la serie de play-offs en el Torneo Federal, pero un buen resultado podría volver a enamorar a la gente, ¿lo piensan así?

Obvio que es una buena posibilidad para que la gente se enganche con nosotros. Además el básquet de Entre Ríos, con equipos en todas las categorías, es una muy buena plaza para demostrarle a la gente que estamos para cosas importantes.
Esta serie también es importante para el proyecto de Salta Basket y debemos demostrarles a todos, especialmente a los dirigentes, nuestro nivel.

Sebastián Saborido, el asistente técnico del equipo, dijo que si pasan esta serie después no importa el rival, ¿vos creés que ganarle la serie a Echagüe los deja como candidatos?

Primero hay que pasar este play-off. No nos interesa ningún otro equipo, solo pensamos en que hay que pasar contra Echagüe y ganar tres juegos.
Después venga quien venga no interesa. Recién si podemos ganar tres juegos se pensará en el próximo rival, pero como dice Sebastián, creo que nos daría mucha fuerza para el que nos toque. La verdad es que no me pongo a ver el cruce que nos tocaría.

Sos del grupo de jugadores que jugó el año pasado con un estadio Delmi casi completo, ¿soñás con volver a ver ese marco de público?

Sí, claro. Creo que es lo que todos queremos. Sería un honor jugar en el Delmi lleno lo como vimos en el Torneo Federal. Pero para eso tenemos que dar vuelta la localía.

¿Te preocupa el desempeño que puedan tener como visitante?

Nuestros mejores partidos fueron de visitante, por ejemplo ante Villa Ángela que lo perdimos por poco, o las victorias ante Barrio Parque y Oberá.
Creo que de visitante jugamos tranquilos, no creo que sea imposible ganar. Sé que va a ser muy difícil, pero hay que estar preparado.

¿Los partidos se definen entre el segundo y tercer cuarto?

Yo creo que a en el tercer cuarto se puede cerrarlo a un encuentro. Me pasó de ir perdiendo por más de 20 puntos e irme al entretiempo y después darlo vuelta. Creo que el tercer cuarto es psicológico.
El tercero es el que marca la diferencia pero no siempre, va a depender del ánimo de cada equipo.

Pasaron cinco meses del inicio del TNA, una categoría que al principio les costó, pero que después se adaptaron, ¿qué balance personal hacés?

Después de tener un año muy bueno, donde terminé de conocerme con un grupo de jugadores, me costó un poco este inicio porque tuve que adaptarme a otros jugadores de la categoría que tienen otra mentalidad. Por ejemplo Goyo (Gregorio Eseverri) o Maxi Ríos tienen otra trayectoria y hay que adaptarse a todos esos grandes jugadores y poner en marcha tu juego.
Ahora creo estar en un buen momento, donde más que puntos, intento que el equipo juegue bien y que todos se sientan cómodos.

Fuiste capitán en el TFB y lo sos en una categoría superior, ¿te genera mayor responsabilidad por la calidad de jugadores que tenés alrededor?

No noto mayor responsabilidad ahora por ser el capitán. Makal (Stibbins), Maxi, Goyo y el resto del equipo me respetan y nos conocemos mucho.
Desde el principio hubo mucho respeto y con la tranquilidad de saber que no va a pasar nada. Ser el capitán me significa tomar ciertas responsabilidades y siempre encarrilar al equipo.

Cuando llegó la invitación a la segunda categoría más importante del país, dijiste que iba a ser completamente diferente al torneo anterior, pero hubo muchos jugadores que tuvieron una gran labor, ¿te sorprendió algún compañero en particular?

Creo que Fede Parada fue la revelación de este año, porque cuando arregla para continuar en el equipo la idea era que juegue entre 5 y 10 minutos para darle descanso a los pivotes. Sin embargo jugó muchos partidos de titular y lo hizo muy bien.
El trabajo de Fede siempre fue la defensa y a él se le pide ese juego. Pero es un jugador muy aguerrido. Yo creo que hizo muy bien su trabajo y sabe lo que tiene que hacer y dar dentro de la cancha.

¿Y de los jugadores que llegaron para esta temporada?

Sorprenderme quizás de ninguno porque se sabía sobre la capacidad que tienen. A Goyo y a Maxi ya los había enfrentado. Tal vez de los que sorprendió es Makal, quien dio muy buenos resultados.
Eseverri y Ríos tienen mucha experiencia y en este tipo de partidos por supuesto que nos viene muy bien, aunque el básquet no es individual y necesitamos de todos para pasar a la siguiente serie.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia