El presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino, dijo hoy que "los gobiernos no deben tener injerencia en el fútbol", y que es la "FIFA la que se ocupa de los problemas de las entidades asociadas", en relación con la situación por la que atraviesa la AFA de cara a la elección de su próximo titular.
Infantino, abogado de ascendencia italiana que llegó al máximo cargo de la FIFA después de acumular experiencia técnica como abogado de la UEFA, explicó que "la FIFA desaconseja que para solucionar problemas del fútbol organizado se dé intervención a organismos judiciales o a los gobiernos".
En declaraciones difundidas por radio La Red, el titular de la máxima entidad del fútbol mundial -en un correcto castellano- explicó que "la relación que la FIFA desea tener con los Estados es para que los gobiernos trabajen con el tema de la seguridad y para evitar violencia en los estadios, o para diseñar temas relacionados con el desarrollo del fútbol en cada país. Pero no para resolver temas propios del fútbol".
Las declaraciones de Infantino se relacionan con los momentos de tensión que vive el fútbol argentino a poco más de un mes de la elección de su nuevo presidente (la fecha acordada es el 30 de junio) y mientras los principales clubes pugnan por la creación de una Liga profesional inspirada en el modelo español, en medio de versiones que no descartaban un intento de intervención en la AFA, algo que en principio procuró fallidamente el titular de Fútbol para Todos, Fernando Marín, hace dos semanas, y por lo que volverá en las próximas horas, acompañado por el presidente riverplatense Rodolfo D'Onofrio, en Milán, sede el sábado de la final de la Champions League entre Atlético Madrid y Real Madrid.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia