Lo que asomaba como un descanso tranquilo, el que le depara el fixture a Gimnasia y Tiro por la fecha libre del próximo fin de semana por el torneo Federal A, será un fin de semana de tensión y expectativas, ya que el albo esperará, sin jugar, por una combinación de resultados ajenos que lo beneficien para clasificarse a los octavos de final en el sprint final rumbo a la única plaza de ascenso a la B Nacional que estará en juego.
El albo necesita que Juventud Antoniana no le gane a Altos Hornos Zapla en Jujuy y que San Lorenzo de Alem no venza en Catamarca al líder y ya clasificado Unión Aconquija, para asegurarse así el segundo puesto y su lugar en los play offs. De lo contrario, el choque de la última fecha con el estanciero de Víctor Riggio sí será una final en la que tendrá que jugársela a muerte.
Sin embargo, el empate con los catamarqueños caló hondo en la Vicente López y en el albo solo piensan en la final que tendrán en dentro de 13 días, para evitar especular con los resultados externos del fin de semana y evitar cualquier distracción sobre el objetivo.
Desde el martes, día en el que el grupo retomará los trabajos, se preparará una final más allá de lo que suceda el sábado.
De cara a la definición que se viene, podrá retornar al equipo Facundo Vega tras purgar su suspensión; Fernando Labaké llegó a la quinta tarjeta amarilla y no podrá estar presente en Andalgalá y el cuerpo técnico aguarda por la evolución de Fabio Giménez, quien terminó con dolores físicos en el gemelo de su pierna izquierda en el desgastante partido con San Lorenzo en el Gigante del Norte.
En otro orden, trascendió que Pablo Motta habría sido informado por uno de los asistentes tras haber sido reemplazado en el complemento ante los catamarqueños por supuesto exceso verbal hacia un asistente. Habrá que ver si el Tribunal de Disciplina del Consejo Federal da un parte o no en la semana sobre esta situación.





¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia