El fútbol por estas tierras suele ser menos tolerante a las derrotas y el resultado suele gobernar las tendencias y los diagnósticos de un ciclo, de un proceso. Eso sucede por idiosincrasia, por la manera de sentir el fútbol. Y el término "derrota digna", aquel que irrita a las masas resultadistas, suele vincularse a cuando un deporte amateur suele pelearle a estructuras más profesionalizadas.

  • El remate de Carrasco que desvía Saja
Embed
Sin embargo, el traspié de Gimnasia y Tiro de ayer ante el poderoso Racing Club en tierras formoseñas por 2 a 0, por los 32avos. de final de la Copa Argentina, por desarrollo de juego, realidades futbolísticas y económicas y diferencias de categoría, fue lisa y llanamente una derrota con dignidad, de esas que no dejan de doler, pero que al final de cuentas brindan la satisfacción de haber caído de pie entregando todo ante una "mole" del fútbol nacional que puso todo en cancha; con una planificación que dio resultados durante 85 minutos de partido y disimulando con ímpetu y sacrificio los dos escalones de distancia entre un equipo de Primera y otro de Federal A.

  • El gol de Acuña, para abrir el cerrojo de Gimnasia y Tiro
Embed
El albo, con disciplina táctica, solvencia defensiva y sacrificio, atributo con el que pudo suplir la brecha de las equivalencias físicas, estuvo a 6 minutos de forzar los penales y de la posibilidad de hacer historia derrocando a un grande. Lo aguantó hasta donde pudo e hizo los deberes a la perfección con la labor de presión en media cancha y firmeza en el fondo.
Incomodó y mucho a Racing, que no se imaginó tener que despeinarse tanto para clasificar. Pero la jerarquía de la academia terminó pesando en el sprint final: a los 39' del complemento Facundo Vega, de buena labor hasta entonces, no salió a cortar a tiempo y Marcos Acuña la mandó a guardar con un golazo de otro partido. Y en tiempo de descuento, cuando el elenco salteño ya se encontraba desguarnecido y rifando espacios, Lisandro López hizo pesar su jerarquía y definió con comodidad por arriba del cuerpo de Sand, para liquidarlo.

  • Lisandro López liquidó el pleito con este gol: 2 a 0
Embed
Pero la mejor versión del equipo de Bianco fue la del primer tiempo. En esos primeros 45 minutos prácticamente no hubo diferencias entre un equipo y otro. Los del Chaucha supieron neutralizar la usina generadora de la academia como así también sorprender con dos remates que hicieron lucir a Saja en la despedida (uno de Ramasco, previo lujo de Motta, y otro sablazo de Carrasco).
Pero en el complemento el "grande" se hizo cargo de su obligación, adelantó sus líneas e hizo retroceder a un Gimnasia con escaso resto y oxígeno.
El albo aguantó estoicamente los embates, pero la maquinaria se desmoronó con los últimos suspiros.

  • Los equipos

Gimnasia y Tiro 0: Sand; Vega, Rodríguez, Bazzi y Giménez; Aguirre, Ramasco, Saavedra y Carrasco; Motta y Amieva. DT: J. M. Bianco.

Racing Club 2 Saja; Pillud, Lollo, Grimi y Voboril; Aued, Videla y Acuña; Bou, Lisandro López y Pereyra. DT: Sava

Goles: ST: 39' Marcos Acuña (RC), 46' Lisandro López (RC).
Cambios: PT: 24' Jonathan Cabral (6) por Lollo (RC). ST: 14' Fausto Apaza (5) por Carrasco (GyT), 16' Rodrigo De Paul por Pereyra (RC), 24' Ezequiel Carballo por Aguirre (GyT), 36' Ricardo Noir por Pillud (RC), 37' Iván Sequeira por Amieva (GyT).
Estadio: Antonio Romero (Liga Formosa) - Árbitro: Alejandro Castro.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia