Amplia y de oreja a oreja fue la sonrisa de Gimnasia y Tiro dentro de la cancha. El albo entonó su primera carcajada del 2016, fresca, sincera, jovial e hilarante, en un arranque de competencia prometedor, por el resultado y por el futuro, por lo tangible y por la proyección de lo que se viene. El equipo de José María Bianco se impuso en el primer clásico de la temporada a un Central Norte que tampoco defraudó ni desentonó. Fue 2 a 0 gracias a la solvencia, el orden, la practicidad y la inteligencia de este “nuevo” Gimnasia, que arrancó con dudas y que se fue soltando en el curso del juego; pero fundamentalmente gracias a un tal Juan Martín Amieva, el flamante refuerzo que llegó decidido a tatuarse la “9” en la espalda y no sacársela más, pero también para consolar a los que extrañan a Leandro Zárate, hoy lesionado y con mucho tiempo de recuperación por delante. Amieva, sobre quien se depositan las esperanzas de realimentar la preocupante anemia ofensiva del albo de los últimos tiempos, “vacunó” al cuervo con doble aguja, a los 11’ y a los 29’ del complemento, cuando los de Castro comenzaban a perder la fuerza y a padecer las secuelas físicas de la reciente pretemporada.

El segundo gol de Amieva
Embed

No fue el clásico que muchos presagiaba. ¿Especularon de entrada? De ninguna manera. Los dos salieron a comerse crudos y a arriesgar. Sí, ese vocablo que pocos se animan a poner en práctica en un clásico de ida. Arriesgaron y se equivocaron, ofrecieron espacios y quedaron expuestos, pero ofrecieron un espectáculo que llenó los ojos por el ritmo intenso y el ida y vuelta. Ambos se golpearon en el primer tiempo. Gimnasia avisó con un cabezazo de Amieva que controló Antonio y luego con Labaké y Sequeira; Central con Acosta y con una definición cruzada de Maxi Martínez que besó el palo derecho de Sand). El cuervo terminó mejor los primeros 45 minutos: monopolizó las chances más claras y tuvo en Burruchaga y en Matías Fernández su paradigma de lucha; y en Oga la jerarquía, la pausa y la ductilidad que le faltaba a este Central Norte.
Pero en el complemento Bianco reacomodó la estantería y le salió redondo. Mandó a la cancha a Cerato, que terminó siendo el mejor socio en ataque del voraz Amieva; y a Fausto Apaza, que fue clave en el final, bajando a defender cuando el albo aguantaba con diez por la lesión de Bellone y se habían agotado los cambios. Gimnasia golpeó con un sablazo desde afuera del nuevo goleador puntano (11’) y con otra definición soberbia de Amieva tras un rebote, en el afán de Cerato de eludir al arquero.
Buena victoria del albo para arrancar con fe ante un cuervo que hizo fuerza hasta donde pudo. En diez días, la revancha.

El primer gol de Amieva (vía Arenga Deportiva)
Embed

la síntesis

CENTRAL NORTE 0 GIMNASIA 2

D. Antonio (5) D. Sand (7)
L. Beterette (6) F. Vega (5)
F. Turus (6) F. Labaké (6)
T. Armella (5) E. Bazzi (6)
E. Melillo (5) I. Sequeira (6)
M. Fernández (6) N. Aguirre (5)
E. Burruchaga (6) D. Carrasco (6)
S. Oga (6) E. Saavedra (7)
F. González (-) P. Motta (5)
R. Acosta (5) E. Carballo (6)
M. Barbuio (4) J.M. AMIEVA (8)

DT: M. Castro DT: J.M. Bianco

Goles: ST: 11’ y 29’ Juan Martín Amieva (GyT).

Cambios: PT: 28’ Maximiliano Martínez por Fabián González (CN). ST: Inicio; Agustín Bellone por Sequeira y Lautaro Cerato por Carballo (ambos en GyT), 15’ Fausto Apaza por Aguirre (GyT), 19’ Sebastián Monesterolo por Oga (CN), 33’ Fa bricio Reyes por Barbuio (CN).

Incidencias: ST: 48’ Expulsado Matías Fernández (CN), por juego brusco.

Jornada: Fase preliminar Copa Argentina - Ida
Estadio: Padre Martearena
Árbitro: Gustavo Fabián (7)

  • Las mejores acciones del primer tiempo
Embed

Embed

Embed

Embed

Embed

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia