Mientras la actual dirigencia de Gimnasia y Tiro acordó con José María Bianco su continuidad para el 2016 y el Chaucha ya comenzó a “moldear” en su cabeza el modelo del albo que pretende armar y consolidar (con los jugadores que desea que continúen para el próximo año y los posibles refuerzos), la incertidumbre preelectoral en la Vicente López derrumba, por ahora, cualquier voluntad. Se expresa el deseo de continuidad de jugadores como Darío Sand, Facundo Vega, Elías Bazzi, Franco Flores y Diego Núñez (Fausto Apaza, Leandro Zárate, Daniel Ramasco y Pablo Motta son las únicas “fijas”) y se habla de refuerzos (los volantes Osvaldo Young y Nicolás Aguirre interesan al Chaucha). Por otro lado, también se acrecientan los rumores de posibles inhibiciones de aquellos futbolistas que no seguirán el próximo año por la deuda salarial que aún no fue saldada. Mientras la coyuntura es incierta, el tiempo corre e irremediablemente todo será difuso hasta el 30 de diciembre en materia de refuerzos, dadas las distancias entre el fútbol que proyecta Marcelo Mentesana y el que desea Raúl López.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia