El panorama en Gimnasia y Tiro no es el mejor. La derrota en el clásico, el fin de las chances de primer ascenso y la sucesión de lesiones ya habían provocado un sacudón anímico negativo importante. Para colmo de males, el empate en casa del pasado viernes con Deportivo Roca, el último de la tabla, más la reprobación del hincha por el bajísimo nivel futbolístico del albo, conforman un cóctel amargo por estas horas en la Vicente López.
Sin embargo, entre tantas pálidas, una buena señal llegó para ponerle esperanza y claridad al turbio horizonte millonario: Leandro Zárate, tras la rotura parcial de ligamentos de su rodilla derecha, le confirmó a Alentandooo que finalmente no será intervenido quirúrgicamente, por recomendación de los médicos con los cuales se asesoró tras sufrir su infortunio. Por recomendación médica, la Chancha comenzará a partir de mañana una rehabilitación intensiva en doble turno, comandada por el doctor Cornejo, para regenerar el área ligamentaria de su rodilla y así evitar el quirófano y acelerar los tiempos de recuperación para que pueda volver a pisar una cancha antes de lo previsto. “Aparentemente, zafamos de la operación y eso es muy bueno. A partir del lunes -por mañana- aceleraremos a full los trabajos de kinesiología. El doctor Cornejo me dio un panorama más alentador que puede resultarme mucho más fácil. Si el tratamiento resulta bien tengo en fe en que podré volver a estar donde amo (en una cancha) antes de lo esperado”, expresó la Chancha, para luego explicar en qué consistirá su rehabilitación: “Vamos a trabajar con la rodilla a full y ver si el ligamento lo soporta. En mi caso, tengo una rotura parcial, ya que por la masa muscular, no se rompió del todo. Pero el médico me explicó que tener el ligamento parcial o totalmente roto es exactamente lo mismo, está roto igual. Y trabajando podremos recuperarlo, aunque también está la posibilidad de que termine rompiéndose del todo, asumiremos ese riesgo. Los médicos tienen mucha fe”, expresó el delantero de Gimnasia en diálogo con este matutino.
Zárate realizará dos semanas intensivas de rehabilitación antes de que el cuerpo médico comience a sacar las primeras conclusiones. “Me aclaró el médico que el ligamento puede terminar de romperse en una frenada, en un arranque, o no. Mi meta es volver a jugar antes de lo previsto”, manifestó un ilusionado Zárate.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia