El segundo objetivo de Gimnasia y Tiro se escurrió antes de lo previsto y deberá esforzarse, inevitablemente, por el camino más largo. Al finalizar el tetradecagonal, el albo deberá sortear cinco play-offs en la recta final si es que quiere adjudicarse el ansiado segundo ascenso; una meta no imposible, pero difícil de lograr siempre y cuando el albo no levante su rendimiento y sostenga su confianza de un partido al otro, algo que no puede consolidar desde que arrancó el año. Para recibir a Mitre de Santiago del Estero (jugaría el domingo, aunque la dirigencia pidió en el Consejo Federal hacerlo el lunes), el DT Bianco forzará una rotación, ya que no tendrá nada por perder en los últimos seis puntos y por las bajas en defensa. Además, será la oportunidad para que aquellos que están al límite de amarillas (caso Sand, Motta y Bielkiewicz) se “limpien” y arranquen de cero el primer play-off.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia