Pese a la irregularidad que lo hizo padecer en el primer tramo del torneo Federal A, situación por lo que aún está padeciendo, Gimnasia y Tiro sigue vivo. Por sus propios méritos, por su capacidad para recuperarse de las adversidades, es cierto; pero también por las fluctuaciones de un torneo irregular, donde solamente Juventud Antoniana, el líder, clasificado con cuatro fechas de anticipación y dueño prematuro del primer puesto de la Zona 4, logra escapar de esa insestabilidad que padece el resto.
Las mesetas de una competencia variable y reñida hace que Gimnasia, de haberse encontrado en una situación apremiante luego del pálido empate sin goles con Unión Aconquija en el Gigante del Norte; se revitalizó siete días después con el triunfo frente a Américo Tesorieri en La Rioja. Más allá de las equivalencias dispares entre un equipo semi-amateur y otro con nombres y recursos, la victoria ante el pistolero volvió a concederle al millonario el poder de depender de sí mismo, aquel que no tiene justamente su principal rival directo en la puja por la clasificación: Concepción Fútbol Club.
Sumar de a tres en La Rioja y la "mano" de Juventud dejaron al albo una unidad por encima del cuervo tucumano y virtualmente clasificado como el segundo mejor cuarto, incluyendo las cuatro zonas del campeonato (Sol de América de Formosa, de la Zona 3, es el otro).
Ahora el albo sabe que de ganar las tres finales que le restan se meterá directamente en el tetradecagonal por el ascenso, ahí donde todos arrancan de cero, tanto el santo como aquel que consiga el pasaje sufriendo y sobre la hora, sin importar los factores externos, las ayudas de unos y los logros y caídas de otros.
Y para esta travesía final en busca de la clasificación, el fixture y el camino, a priori, pareciera ser más allanado para Gimnasia que para los cuervos tucumanos. El sendero del albo estará marcado por dos circunstancias que, si bien no le asegura un handicap, son para tener en cuenta: el equipo de José María Bianco ya no necesitará cruzar la cuesta del Portezuelo para buscar su ansiada clasificación, ya que disputará sus tres finales en Salta y, por otro lado, tendrá como contrincantes a tres rivales que no pondrán en juego su clasificación. Los del Chaucha recibirán el domingo en el Gigante del Norte a San Jorge, penúltimo en la zona y sin chances; luego, el 12 de julio, vendrá el esperado clásico con Juventud, en el Martearena, el cual seguramente el santo jugará con toda su enjundia por tratarse de un enconado duelo salteño por el honor y la camiseta, pero en el que también regulará cargas y se someterá a una lógica rotación. Por último, en la Vicente López, el albo se despedirá de la primera fase ante San Lorenzo de Alem, equipo que el fin de semana resignó su última posibilidad de clasificar, pese a golear en Catamarca a la "cenicienta" Andino. Ni viajes agobiantes ni rivales directos tendrá Gimnasia en el sprint final,y como valor agregado emocional tendrá su segundo duelo con el santo, una espina que el albo desea con todas sus fuerzas sacarse desde la primera vuelta.
Pero ojo, Concepción, el gran verdugo de Gimnasia en esta batalla casi directa (San Martín y Aconquija también entran, aunque indirectamente, en esta puja) tendrá también un tramo final poco despreciable y con tres equipos que solo pelearán para engrosar sus puntajes en la tabla general pensando en la reválida: San Lorenzo de Alem en casa; visita a Andino y recepción a Altos Hornos Zapla en el final. Aunque, claro, no depende solo de sus propias fuerzas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia