Gimnasia y Tiro, luego de atravesar un importante frente de tormenta que lo llenó de dudas y cuestionamientos, debe dar vuelta la página y procurar terminar el tetradecagonal final -que otorgará la primera plaza de ascenso a la B Nacional- de la manera más decorosa posible.
El albo, ya sin chances de adjudicarse el primer cupo de ascenso, necesita sumar un colchón de puntos considerable en las cuatro fechas que restan para meterse entre los cuatro primeros, una aventura que se le presenta complicada (está décimo primero, pero a cuatro puntos del cuarto, Unión Aconquija).
El equipo de José María Bianco por esa misma razón está obligado a sumar mañana en Tucumán ante San Martín -juegan a las 17 en la Ciudadela del Jardín de la República-, en un partido caliente, precedido por un clima tenso y con amenzas de la barrabrava del ciruja al plantel y a la dirigencia del cuadro tucumano.
El albo viajó después del mediodía rumbo a Tucumán, con equipo prácticamente definido y 18 soldados. Para la ocasión, el Chaucha hará retornar en defensa a Mauricio Ocaño para rearmar la línea de cuatro en la zaga; y Diego Bielkiewicz le dejaría su lugar, por lo que Pablo Motta se ubicaría como media punta y Diego Núñez sería la única referencia en el área contraria.
El albo formaría con: Darío Sand; Facundo Vega, Ocaño, Federico Rodríguez y Elías Bazzi; Fausto Apaza, Daniel Ramasco, Ezequiel Saavedra y Rubén Villarreal; Motta; Núñez.
El resto de la delegación que partió a la vecina provincia se compuso por: Esteban Dei Rossi, Denis Caputo, Franco Flores, Nicolás Gianni, Leandro Navarro, Prieto y Bielkiewicz.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia