La temporada para Gimnasia y Tiro no podría haber terminado peor: por su paupérrima campaña futbolística, los cortocircuitos que en algún momento se evidenciaron en el vestuario, conductas poco felices, el descontento generalizado y, como si fuera poco, la intromisión de los imbéciles, quienes agredieron y amenazaron a los futbolistas, sembrando la violencia y escudándose en el momento futbolístico complicado del albo.
Todo conformó un cóctel amargo y pesado que decantó en un fracaso rotundo y las matemáticas así lo avalan a una fecha del final (Gimnasia visitará el domingo a Zapla en el último compromiso). Los hoy dirigidos por Luis Rueda están últimos en el Federal A, con 7 derrotas, 4 empates y apenas 2 victorias, sin conocer el triunfo desde hace once fechas. Las bondades de la prer-reestructuración le permiten no sufrir con el fantasma del descenso y le otorgarán la chance de comenzar de cero en 2015.
La dirigencia y el entrenador ya tienen definido quiénes se marcharán y la lista de los borrados es larga, por una cuestión lógica y de sentido común, más allá de la intención manifiesta del Cóndor de contar con "la mayoría del plantel" para el año próximo. Salvo contadas excepciones, ninguno estuvo a la altura de la camiseta del albo. Nombres como Ariel Paniego, Ignacio Ameli, Diego Bielkiewicz, Gastón Valente, Francisco Vazzoler, Juan Chanquía y Emiliano Piecenti se marcharían. Y otros como Martín Perelman, Federico Rodríguez, Gastón Suso, Daniel Ramasco y Vicente Monje estarían contemplados en el nuevo proyecto.
Ahora, la dirigencia también debería sincerarse, aprender de los errores cometidos por inexperiencia y convocar una mesa de fútbol más amplia, con ideas nuevas y gente dispuesta a ayudar.

OPINION - Ariel Rodríguez

Ampliar debates internos
Abrir una mesa para discutir la contratación de un director técnico, el arribo de refuerzos y el seguimiento que se debe realizar en el trabajo de base con las divisiones inferiores es lo que hace falta entre los tres clubes de mayor convocatoria en Salta. Tanto Juventud Antoniana, Gimnasia y Tiro y Central Norte, cuando finaliza una etapa dirigencial, los nuevos que toman el mando del club arman "su" grupo de trabajo sin dar participación a los que se fueron o a aquellos de gestiones anteriores, lo que en estos tiempos es una constante
Una amplio debate daría lugar a dejar de lado las improvisaciones, para dar paso a un proceso de encausar con mejores perspectivas el futuro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia