Tenía que ganar y lo hizo. Sin el brillo que lo acompañaba en otros tiempos y sin aquellas luces que demandan la exigencia del hincha millonario, aquel curtido seguidor que, castigado por los últimos antecedentes, fue perdiendo el paladar y se conforma tan solo con ganar.
El albo ganó con sufrimientos, pero también con justificados merecimientos por la actitud y la entrega evidenciadas en el segundo tiempo, cuando los jugadores sacaron a relucir ese orgullo herido tras la semana más traumática del proceso. La victoria en sí descomprime, aliviana las cargas, permite analizar el horizonte con mayor claridad y, por sobre todo, permite que ceda la soga en el cuello de Luis Rueda, el DT aún cuestionado y cuya continuidad todavía está sujeta a la determinación de los directivos (se reunirán en las próximas horas para definir su continuidad).
El albo comenzó ahogado, errático, impreciso, inconexo entre líneas, sin generación de juego y con abuso del juego largo ante un Zapla que con poco lo complicaba. Un retrato del Gimnasia 2015. Los males lógicos de las tres primeras fechas.
Pero el click llegó en esos quince minutos de soledad del descanso en el vestuario. Y en el complemento el equipo se despertó, mejoró sustancialmente en la faz actitudinal y las sociedades aparecieron, a cuentagotas, pero le sirvieron para ponerse en ventaja. El ingreso de Motta fue saludable: el Gato construyó una pared con Villarreal, Mambrú envió un centro atrás para la estocada de Bielkiewicz, el mejor de la noche, para poner el 1 a 0, a los 4'.
Gimnasia ganaba y alimentaba su confianza en el césped con mejor juego y otra fisonomía. Pero el estigma de sufrir parece llevarlo impreso en su frente. Tal es así que a los 16' se fue expulsado Franco Flores por dos infracciones corrientes y el equipo debió rearmarse sobre la marcha. Rueda resignó a Prieto en la ofensiva y engrosó la marca con un Bazzi intermitente. El millonario se replegó y lo sufrió, pero también pudo aumentar diferencias con una acción en dos tiempos entre Salort entre Bazzi y Bielkiewicz, este último el estandarte de cada contra y el emblema de sacrificio de un albo que apenas mostró esbozos de mejora. Pero respira. Al igual que su técnico.


  • La chance clara que se pierde Gimnasia en el primer tiempo
Embed


  • El gol de Bielkewicz
Embed


  • La síntesis
Gimnasia: Esteban Dei Rossi; Leandro Vega, Federico Rodríguez y Gastón Suso; Franco Flores, Daniel Ramasco, Leandro Navarro, Alvaro Aguirre y Rubén Villarreal; Diego Bielkewicz y Hugo Prietto. DT: Luis Rueda.

Altos Hornos Zapla: Germán Salort; Fernando Montenegro, Ezequiel Zelaya, Carlos Rodríguez y Pedro Santillán; Diego Pascutini. Diego Sueldo,, Carlos Medina y Juan Cartello; Lionel Altamirano y Jesús Guaymás. DT: Horacio Zingariello.

Gol: ST: 4' Diego Bielkiewicz (GyT).

Cambios: ST: Inicio; Pablo Motta por Aguirre (GyT), 18' Elías Bazzi por Prieto (GyT), 19' Jorge Ortega por Zelaya (Z), 27' Fausto Apaza por Ramasco (GyT), 29' Leandro Vita por Rodríguez (Z).
Incidencias: ST: 16' Expulsado Franco Flores (GyT), por doble amonestación.

Jornada: Cuarta fecha
Estadio: Gigante del Norte
Árbitro: Miguel Mazón (5)


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia