Pasó el fracaso. Se esparcieron las cenizas. Tras el nefasto torneo, el cómodo último lugar en la tabla -que con otra estructura competitiva hubiese significado un descenso sin escalas- y luego de la limpieza (se marcharon Ignacio Ameli, Francisco Vazzoler, Pablo Saucedo, Juan Chanquía y Emiliano Piecenti) las esperanzas hechas trizas se rearmaron y se juntaron con una escoba los retazos, renovando la ilusión de cara a un 2015 que exige borrar de un plumazo toda esta pesadilla que atormenta en la Vicente López.
Después de la tormenta y la depuración, arrancó el nuevo -el primero, en realidad- ciclo de Luis Rueda como DT del club millonario. Y el nuevo proceso de trabajo, consustanciado con la idea dirigencial, contempla comenzar a trabajar fuerte con los chicos del semillero, para apuntalarlos y preparar a los más avezados para la competencia grande, el nuevo torneo del Federal A que arrancará en febrero de 2015 (un mes antes se iniciará la pretemporada). Para ello, desde ayer comenzó un trabajo intensivo en el club, con los valores de la tercera división, de la primera local y los jugadores del club que ya conocen del roce competitivo (Marcos Mamaní, Tomás Basualdo, Luciano Estrada, Matías Guglielmi, Federico Rodríguez). A ellos se le adosaron Nicolás Aguirre y Facundo Castro).
Quienes también se sumaron al trabajo intensivo del selectivo y los jugadores locales, fueron aquellos que llegaron en calidad de refuerzos a principios del semestre, de la mano de Salvador Ragusa, que no convencieron del todo, pero cuyo interés del Cóndor es seguir evaluándolos (el volante Gastón Valente y el atacante Diego Bielkiewicz), más aquellos que no tuvieron chances (el defensor lateral Franco Flores -estuvo todo el torneo con una lesión en la muñeca que le impidió debutar oficialmente- y el arquero Carlos Paniego).
Los trabajos seguirán siendo intensivos en horas de la mañana y se extenderán los días miércoles en doble turno, para que los evaluados, los locales y los juveniles no pierdan ritmo de competencia durante el parate.
El comienzo de los trabajos también sirvieron para la presentación oficial de la nueva dupla de preparadores físicos, tras la controvertida salida del eterno Víctor Cuellar. Javier Eiroa y José Naranjo, éste último hombre del club, quien llega con un bagaje de experiencia en el equipo de rugby y de haber sido en su momento entrenador de Carlos Abregú.
Mientras, el resto (Daniel Ramasco, Gastón Suso, Martín Perelman, Leandro Zárate, Facundo Vega) se sumarán a la pretemporada; claro, siempre y cuando no llega una oferta más tentadora para alguno de ellos y decidan marcharse. Pese a tener contrato hasta junio, la continuidad de la Chancha es una incógnita, así como también la del arquero porteño (ambos son los jugadores más requeridos y aceptados por el hincha).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia