Gimnasia y Tiro y San Martín de Tucumán se cruzarán mañana, a las 17.30, en el Gigante del Norte, en un añejo clásico regional que cuenta con sobrados antecedentes y con historias cruzadas y paralelas, también a juzgar por la actualidad competitiva y las urgencias.
El equipo de Luis Rueda procurará que el estadio de la Vicente López, escenario del duelo de mañana por la tercera fecha del torneo Federal A, sea la fortaleza que históricamente supo ser para el albo salteño en cuanto a clásicos regionales con el santo tucumano se refiere. En Salta, ambos se enfrentaron en diez ocasiones (sumando partidos por la B Nacional y el Argentino A a partir de 2011). Gimnasia triunfó seis veces en su propio reducto, igualaron en tres oportunidades y San Martín solo festejó en una ocasión en nuestra provincia (fue por 1 a 0, el 9 de marzo de 2014). Y en el historial general, incluyendo también las épicas del millonario en la Ciudadela, la ventaja sigue siendo salteña, aunque un poco más reñida: de 21 clásicos disputados en ambas provincias, Gimnasia se impuso en 8, San Martín en 7 e igualaron en 6 ocasiones, siempre oficialmente hablando.
Pero más allá de los números y las frías estadísticas, que poco cuentan a la hora de salir a la cancha por los diferentes contextos y realidades presentes, el clásico que se viene en 24 horas entre Gimnasia y San Martín tiene historias paralelas y cruzadas entre sus protagonistas que lo hacen más atractivo.
Ambos equipos tienen la "chapa" de candidatos puesta desde antes de comenzar el torneo, por historia, apuestas, planteles y la presión implícita. Sus arranques de torneo no fueron los esperados, por lo que las estabilidades de Rueda -DT de Gimnasia- y Darío Tempesta -de San Martín- dependerán en gran medida del resultado de mañana. Mientras el albo viene de perder en Tucumán, el ciruja aún no pudo ganar en el torneo y solo cosechó dos tristes empates en casa. El Cóndor, emblema del albo como jugador, también supo arrimar sus goles al santo en su momento; y Tempesta nunca fue bien recibido por los hinchas millonarios por haber conducido el equipo que descendió al Argentino en 2001.
Además, San Martín tiene como carta de gol a Iván Agudiak, verdugo del ciruja en la última victoria del equipo salteño en el Gigante. Y el albo cuenta con Leandro Zárate, identificado en Tucumán con los colores de Atlético, quien lleva como sana costumbre hacerle goles a San Martín.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia