El mundo sigue andando en Gimnasia y Tiro luego de una semana convulsionada en la que solo se habló de la inestabilidad de Luis Rueda en el cargo de director técnico.
La victoria reñida y ajustada frente a Altos Hornos Zapla en el Gigante del Norte, más allá de lo discutido que aún sigue siendo el juego del albo en el campeonato, significó una oportuna descompresión para el ambiente interno del millonario y aquietó, momentáneamente, las aguas turbulentas.
Lo cierto es que la comisión directiva decidió darle una nueva oportunidad al Cóndor, pero este espaldarazo a su vez decantará en un desafío titánico para el estratega mendocino, quien será observado puntillosamente en los próximos partidos y seguirá condicionado a los resultados inmediatos.
Al equipo de la Vicente López le queda transitar un camino pedregoso hasta el esperado clásico del 10 de mayo con Juventud Antoniana (el albo será local). Antes del duelo con el santo, que puede ser determinante y marcar un quiebre para el millonario en cuanto a sus chances de clasificar; el conjunto de Rueda tendrá dos complicadas visitas y un compromiso de local: visitará al escolta Unión Aconquija el próximo domingo en Catamarca, luego recibirá en el Gigante del Norte a Américo Tesorieri y, finalmente, deberá trasladarse a Tucumán para enfrentar a San Jorge, al que nunca pudo vencer en la vecina provincia.
En cuanto a la próxima parada en Andalgalá, habrá que ver las posibilidades de Leandro Zárate de ser titular, quien quedó al margen del choque ante Zapla por supuesta lesión. Paralelamente, la superlativa actuación de Diego Bielkiewicz ante el merengue lo ratificará entre los once.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia