"Lamenté no haber podido estar en el Mundial y dije aquello del 98% (lo de su retiro) que supongo que de ahí habrá surgido el hecho de que la gente se ilusione. Dentro de mí yo me había retirado", explicó Manu Ginóbili.
De esta manera el escolta bahiense cerró casi definitivamente su ciclo en la Selección Argentina. "Es algo tan arraigado en mí, porque empecé en el 96 con las menores, que me cuesta cerrar un capítulo y decir ya está, no juego más", agregó.
"Está muy dentro de mí y me cuesta. Me encantaría mantener ese sueño vivo de jugar un Juego Olímpico, pero la realidad es que es ínfima la chance, porque ya no me da el cuero", explicó Manu Ginóbili.

En ese sentido, el escolta manifestó que cada día, cada partido tiene que hacer un montón de cosas para llegar a la cancha porque le duele todo. "Ya la competencia y el día a día perdió un poco el significado y si bien sigo apasionado cuando estoy adentro de la cancha, el básquet ya no es lo primero en mi lista de prioridades", añadió.
"Ya la competencia y el día a día perdió un poco el significado y si bien sigo apasionado cuando estoy adentro de la cancha, el básquet ya no es lo primero en mi lista de prioridades", añadió.

El bahiense a su vez explicó que los meses de vacaciones y los dolores hacen que la Selección no sea su prioridad. "No me siento bien y no quiero ir a dar lástima ni ir a sufrir", contó a La Nación.
Sobre el futuro de la Selección, el escolta manifestó que hay que armar un proyecto a 10 o 20 años y sanear el básquet argentino para el futuro. "No es más un momento en el que depende de Ginóbili, Scola, Prigioni o Nocioni. Sino que es importante mantener la conducta, ese tipo de altruismo, de sentimiento, de juego y demás. Todos tenemos que empujar buscando un bien común", sostuvo.
"No es más un momento en el que depende de Ginóbili, Scola, Prigioni o Nocioni. Sino que es importante mantener la conducta, ese tipo de altruismo, de sentimiento, de juego y demás. Todos tenemos que empujar buscando un bien común", sostuvo.

Manu ya no ocupa el rol protagónico de años anteriores en los Spurs, pero sigue siendo un eslabón clave en la generación de juego y en los últimos meses el equipo elevó su rendimiento. "No hay ningún secreto en lo que pasó. Empezamos a jugar mejor, sumamos confianza, hay más jugadores jugando bien", explicó.
Sobre los playoffs, el escolta indicó que algo diferente, que la temporada regular sirve para acomodarte pero no mucho más. "Golden State fue más que todos porque están afiladísimos y porque están por un momento de confianza superlativo. Pero así y todo es una zona en la que ellos no tienen tanta experiencia", manifestó.

Por último, Ginóbili explicó que con casi 38 años tomas las cosas de una manera diferente a años anteriores. "Sigo jugando en un equipo de elite; es una situación inmejorable. Y empiezo a aceptar que no puedo jugar como en 2008 pero eso no quita que pueda disfrutar el día", dijo.
"Llevo 19 años haciendo esto y si no es a fin de temporada será la otra y se acaba", concluyó Manu sobre el retiro.

Da la sensación de que todo lo que lograron con la Generación Dorada no se supo aprovechar. ¿Lo ves así?

- Es muy difícil decir que no se aprovechó porque no se puede determinar cómo se podría haber aprovechado. No sé. Definitivamente se hicieron cosas muy mal. Es posible que se podrían haber hecho cosas desde las bases, yo no sé cuál era la solución. Pero al enterarnos el año pasado de cuál era la situación económica y estructural de la Confederación, sin duda que se hicieron las cosas muy mal. Saber que están 30 millones de pesos abajo, con una selección que no viajaba en jet privados a todos lados.. Supongo que algo deberíamos haber generado ¿no? Desde el subcampeonato de 2002 hasta el cuarto puesto en Londres, algo se tendría que haber generado. Y no sucedió. Uno dice, ¿cómo puede ser? Y hasta te sentís un poco cómplice. Porque nosotros nos veníamos quejando desde hacía un tiempo, pero eran demasiadas las cosas que pasaban. Pero bueno, pasó, somos responsables todos, desde los de arriba hasta los de abajo. Esperemos reconstruir todo y que todos estemos desde el mismo lado. Pero como toda crisis, cuando es bien profunda, invita a rearmar y plantar la semilla de nuevo y a ponerse a laburar. Y que todos se pongan en el mismo camino para encarrilar esto.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial



Comentá esta noticia