El periodista todo terreno de los Juegos Olímpicos, Gonzalo Bonadeo, estuvo en Salta días atrás y brindó una charla para colegas locales y estudiantes, que lo consideran como el máximo referente del micrófono. Pero en algo le pifió.
Justamente un joven, mediante un escrito, le preguntó cuál era el deporte que odiaba o que menos le gustaba y sin dudarlo, Bonadeo dijo: "El que menos me gusta es el béisbol, pero no sé por qué". Esa frase desacertada de un periodista de su nivel llamó la atención, especialmente por el lugar donde estaba parado. Acaso Bonadeo, el comunicador de los mil deportes, ¿no sabe que es la disciplina que más títulos le dio a la provincia?, ¿no está al tanto que Argentina, con medio plantel de peloteros salteños, fue campeón sudamericano en cuatro de las últimas cinco participaciones?, ¿no le contaron que los clubes de esta capital se cansan de ganar torneos naciona les?
Acá Bonadeo pifió, y feo. Especialmente porque, como dije anteriormente, es el referente de esos chicos que todavía están en la universidad o en terciarios, esperando su turno para poder cubrir algún deporte. Muchos, después de lo que dijo el "héroe", no querrán cubrir el "aburridísimo" béisbol, como si algo le faltara a esta disciplina para ser más ninguneada. El diario Olé, por ejemplo, la llama "baseball", pero al más popular no le dice "football". Una buena para Bonadeo: prometió prestarle más atención.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia