Marcos Navarro no podrá jugar al fútbol entre seis a ocho meses, debido a que se rompió los ligamentos cruzados y lateral interno de la rodilla derecha cuando fue a disputar una pelota con el Bocha Federico Rodríguez, durante el clásico que Juventud Antoniana le ganó a Gímnasia y Tiro por 2 a 0, en el estadio Padre Martearena. Ese fue el resultado que arrojaron los estudios médicos que se le realizaron al hábil volante del equipo que dirige el Beto Pascutti y que frente al albo fue titular, pero fue suplantado a los 30 minutos del primer tiempo por Ricardo Gómez, porque a raíz de la lesión, fue retirado en camilla del campo de juego.
Ahora, Navarro será sometido a una intervención quirúrgica para restablecer la zona afectada en la rodilla derecha y solo espera la fecha de la operación, probablemente, en los días venidero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial



Comentá esta noticia